sábado, 10 de diciembre de 2016

11 meses

¡Desde que apareciste en nuestras vidas! Hay días como hoy que aun no me creo que estés aquí con nosotros jugando, riéndote y viéndote cada día mas mayor.

La melancolía empieza a adueñarse de mi. Cada vez que aprendes algo nuevo quiero parar el tiempo. Me da alegría verte crecer. Pero ahora entiendo a esas mamás que desean parar el tiempo para que sus bebés no cambien tan rápido. Aun te queda tiempo para ser una niña pero… es que desde casi siempre has tenido esa cara de saberlo todo, de ser un bebé mayor. Y ahora me doy cuenta que estos momentos de cambiarte el pañal mientras te doy mordiscos en la barriga, de verte gatear como loca perseguida por tu padre, de observarte unos minutos antes de despertarte de la siesta… los tengo que grabar a fuego en mi mente para no perder esas sensaciones tan bonitas.
Tus pies… eran tan pequeñitos. Y ya queda poco o nada de ese bebé pequeñín que eras tú ¡hace nada! ¿Cómo es posible que pase el tiempo tan deprisa? Cada vez que puedo te los beso y te toco los deditos. Son tan chiquitines… al final con tantas cosas que hacer no te hicimos un molde para que vieras lo pequeños que eran, pero bueno,  hay fotos.
Mamá está un poco tonta hoy.

Hace un año por estas fechas… estaba gordísima. Tú dentro de mi barriga, sentada como los indios y pegando patadas como un futbolista… Que sabía yo de todo lo que me ibas a regalar. ¡Que sabía yo que pasado un mes estarías aquí! 

Y ahora estas cada día más bonita. Tus avances este mes han sido lentos pero seguros. Mamá se pasa el día contigo y claro, quizá no los noto siempre. Pero bueno, ya has pasado de ir en modo penitencia (de rodillas) a ponerte de pie agarrándote de sitios seguros. El sillón, la cuna ( que conseguimos bajar para que no se te ocurriera saltar por encima…) la mesa del salón y la estantería a la que tienes especial cariño. Te encanta coger los dvds y tirarlos por el suelo… te encanta apoyarte en la tele y dejarla pringada con tus babas… la base del teléfono te atrae como un imán. No puedes dejar pasar la ocasión de tirar de él hasta que llega mamá y arregla el estropicio… eres un torbellino imparable, pero también tienes tus momentos de relax. Dormir te gusta mucho y a veces despiertas de mal humor como tu madre (jajaja) ¡vaya dos! 

Tu tío te cogió un juguete chulísimo en el que hay que meter bolas y hay un clasificador de figuras… al principio solo jugabas con las bolas pero hace una semana que te pillamos metiendo las bolas y las figuras por donde hay que meterlas. Nos quedamos mirando la imagen como si fuera ciencia-ficción… y lo mejor de todo era tu cara de suficiencia. ¡Nos mirabas seria y seguías a lo tuyo! Por eso digo que te estas haciendo mayor muy rápido… 
Mamá ya te deja mucho rato por el suelo. Es mejor que oírte llorar en tu hamaca, por que te aburres. Aunque también mucho mas incomodo. Un día mamá se puso a limpiar la nevera y ahí que estuviste de allá para acá, pegando golpes al lavavajillas, metiéndote debajo de la mesa y hasta te pillaste un dedo con la puerta. Fue el momento de subirte a la trona y relajarte con los dibujos, pero por lo menos la nevera se quedo limpia. No nos aburrimos nada. 

Excepto en algunos momentos de llorar a lo grande, eres bastante tranquila. Quizá por que te dejamos desfondar esa energía que te brota desde lo más hondo de tu ser. Pero la sensación que tenemos es de alegría constante, de felicidad por verte tan contenta y eso nos da mucha tranquilidad. 

La ultima revisión que tuvimos la enfermera nos dijo que estabas un pelín por debajo del peso (8.525) que dicen que es normal, pero que habías crecido a lo largo. (74) ¡vas a ser espigada! Jejeje… te vieron los dientes, que ya tienes 8 y de momento ninguno más a la vista. A ver si pasamos unas navidades tranquilas, que has estado imparable. Tu cabeza ya esta dentro de la normalidad… solo la tienes pequeña como tu madre. No hay que asustarse. Y de la comida, vamos a seguir igual que como hasta ahora.

Como no te gusta mucho la leche y parece no te despiertas en toda la noche por hambre, seguiremos con el bibe de la cena hasta dentro de un mes. ¡que ya cumplirás un añito! 
Comer te va gustando más. Sobretodo los días que vas a la piscina. Los sábados aprovechamos que tienes hambre para que comas como papá y mamá. Y un día… ¡merendaste como los mayores! Una mandarina y una manzana… ni nos lo creíamos cuando te vimos comer así. Pero no lo has vuelto hacer. Así que seguimos con paciencia. Tu a tu ritmo. Mamá sabe que un días comerás como todos.
Interactúas un montón con la gente que te rodea. Si es verdad que al principio de ver a gente nueva o que hace mucho que no ves, necesitas un tiempo para confiar en ellos. Tú, les miras, le haces una radiografía y cuando ves que mamá y papá hablan con la gente, al rato te sueltas y ya eres la de siempre. Cuando te preguntamos “¿Cuántos añitos vas a cumplir?” levantas el dedo como pidiendo la vez y la gente babea… si te decimos “5 lobitos…” te lanzas a girar las manos o dar palmas bien contenta cuando cantamos las “palmitas”. Balbuceas un montón y tu nuevo deporte favorito es subirte a las almohadas de la cama de papá y mamá, encaramarte al cabecero y después de mirarme súper seria, tirarte en plancha… es el “piscining de bebé”. Tienes alma de aventurera. Lo mismo te acaban gustando los deportes de riesgo por que brutita eres un rato. 

Que más puedo decir, que ya señalas cosas con los dedos cuando vamos paseando, que te encanta que te cantemos canciones, pongamos voces, o ver videos de canciones. Tu nuevo Hit es la “mariposita”, en cuanto oyes la melodía te vuelves loca. Giras la cabeza, te ríes, das palmas… no nos cansamos de verte así de feliz.

Y que sean por muchos meses más. ¡Feliz cumple mes mi niña!
¡Te queremos mucho! 


4 comentarios:

  1. Se me saltan las lagrimas de leer todo esto y recordar cada una de las cosas que narra mama tan bien. Cada momento los tres juntos es especial y siendo tan risueña y alegre solo haces que nosotros queramos enseñarte más y más cosas y hacerte mas tonterias. Os quiero mucho! Papa.

    ResponderEliminar
  2. Oyoyoy!!!! Qué mayor!!! Habi sigue en modo explorador. Desde que ha echado a andar todo su afán es moverse por casa y por donde quiera que esté (calle, parque, restaurante...). Hace unos días encajó unos cubos pero yo creo que fue casualidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bien! La mía de momento sigue agarrada a los muebles... se ha pegado un par de tortazos "fuertes" con eso de dejarla libre y explorando y parece que le ha cogido miedo. Poco a poco no queda otra!

      Eliminar

¿Qué ópinas? ¡Anímate a comentar!