jueves, 8 de septiembre de 2016

Vigila a tu hijo. Gracias.

Llevo días pensando en cómo escribir lo que quiero escribir… sé que me pueden llover críticas por todas partes y eso me hecha un poco para atrás por que las circunstancias de cada familia son muy particulares y hasta cierto punto puedo entender alguna situación pero… lo siento, siento si hiero susceptibilidades, (tampoco es mi intención) tengo que contar lo que está pasando en esta, nuestra comunidad.

Vengo a quejarme. Siento ser tan dura pero… hay padres y madres (no quiero generalizar en solo un género, es decir, masculino o femenino) que no se ocupan de sus hijos. Es una afirmación muy dura y que puede fastidiar a cualquiera que me este leyendo, como he dicho no vengo a ofender. Vengo a exponer.

Nosotros vivimos en una urbanización en la que por suerte o por desgracia, disponemos de una piscina. Esto está muy bien cuando hace mucho calor y el simple hecho de pensar el coger un bus e irte a la municipal se te hace largo…
Es cómodo pero también tiene sus contras: Cuesta mucho dinero mantenerla y además de esto, para gente a la que le cuesta mucho sociabilizar (si, hablo de mi) es un coñazo rollo patatero.
Pongámonos en situación:
Somos una comunidad joven. De un tiempo a esta parte, de repente ha habido un Baby Boom. Niños y bebés corretean a sus anchas por todo el lugar. Lo digo en serio, hay MUCHOS niños. He de decir que este hecho jamás me ha incomodado, al contrario, me parecía bien. (Recuerda: contacto mínimo con bebés/niños a lo largo de toda mi vida = a cero) vamos, lo normal.

En fin, es hora de bajar a la piscina: mi marido con la niña en brazos, y yo con la bolsa gigantesca (llena de cosas típicas del verano) nos disponemos a poner nuestra toalla en el césped. Oigo pasos a mi espalda y ahí está. Una niña de unos 3 años, viene a saludarnos efusivamente y se tumba encima de nuestra toalla. “Hola A” le decimos mi marido y yo a coro (reconozco que un poco cansada por la situación). Veo a su mamá/papá (depende del día) con el carrito de su segundo bebé recién nacido, disponiéndose a sentarse medianamente cerca de nuestra toalla. Nos saludan con un “hola” normal y no le dicen nada a su hija que está rebozándose por nuestra toalla, cual torrija en plato de huevo. Con decir nada, me refiero a que al menos podrían molestarse en decirle “A, cariño, que se están sentando, luego juegas con la bebé, ahora déjales tranquilos un ratito.” Pues no. De repente, nos ha crecido otro bebé (de gran tamaño, por cierto) al que tenemos que “cuidar” por qué la desidia y el cansancio de esos padres no les permiten ni mover la mandíbula para al menos decirle algo a su peque.
Yo ahí me empiezo a cabrear. Se trata de ser empático, solidario… en pocas palabras ¡PADRE!
A. se queda en nuestra toalla, jugando con los juguetes de mi enana, sin controlar por ningún adulto, excepto nosotros, padres primerizos de una niña recién llegada a este mundo.
Es una situación que me sobrepasa. No sé cómo actuar con la pequeña “A”. Bueno si, cerrándome en banda y protegiendo a mi bebé como puedo, ya que hemos presenciado  en númerosas ocasiones, como esta niña le quita los juguetes a la enana, le da un soberano mamporro con una pelota de goma en la cabeza y mi marido tuvo que pararle los pies un día, cuando a A. le dio por estirarle uno de los pequeños bracitos a mi bebé, apoyando sus pies en el pecho de mi enana (sí, alucina), así, porque le apetecía probar si la niña era el de Los 4 Fantásicos, ese de brazos estirables. (Perdón por mi ignorancia a los fans de Los 4 Fantásticos) Todo esto en distintos días y en distintas situaciones.

Tengo muchas carencias sociales. Lo admito. Soy consciente de ello y hago un esfuerzo cada día por sobrellevar este problema. Pero, si me cuesta tener relaciones con adultos fuera de mi círculo de confianza… con los niños más todavía. Y si añadimos a la ecuación, que ese niño tiene actitudes un tanto… fuertes e inadecuadas, ya me contaras que panorama tenemos.

Lo primero que me sale es ser mamá Leona protectora de su cachorro. Lo segundo que me sale es… cagarme en todo por dentro e intentar mantener una sonrisa por fuera para no gritarle a la niña que se largue y no liarla con los padres, pero la paciencia tiene un límite.

Ayer ya me harte. A. vino con otra amiguita de su misma edad y mismas proporciones (o sea, las de un niño de 3 años). Se aposentaron en nuestra toalla y tocaron todo el tiempo a la niña, que si besitos, que si una caricia en la cara… después de arrancar el césped, comer guarrerias y tocar mierdas varias por el camino. Me preguntaron varias veces donde estaban los juguetes de mi enana, al tiempo que seguían rebozándose en la toalla con sus chanclas puestas… Les dije que los había guardado por que la enana, ya no quería jugar con ellos. Mentí a unas niñas de 3 años. En más de una ocasión he dejado (sin saber cómo hacer para pararlo) que chupasen, manosearan y tiraran los juguetes de la enana, pero eso ayer, ya no lo iba a consentir. Fue un asco mentir y estar seria con unas niñas… no me gusta. Pero como tampoco soy su madre/padre para regañarles, me salió eso. Tengo pocos recursos.

Se tiraban a la toalla sin mirar quien hay, pudiendo hacer mucho daño a mi peque. Entiendo que sean pequeñas y no midan su fuerza. Mi bebé me da manotazos en la cara bastante fuertes y sé que es por qué no mide… pero, creo que unos padres no deberían dejar hacer QUÉ cosas a sus hijos. O por lo menos VIGILARLES.

No puede ser que esas mamás esten a lo suyo, hablando de partos o de obras en casa y no vigilen a sus pequeños. La urbanización que tenemos nos permite una “libertad” que anestesia nuestros sentidos, puedo llegar a entenderlo. Pero hay que tener un mínimo de vigilancia. No vale que el socorrista de turno vigile a todos los niños, ni que a nosotros se nos dé una responsabilidad que no hemos pedido para nada. 
No sé si estas líneas reflejan bien el cabreo que siento en estos momentos. Pero si, estoy muy cabreada y… a pesar del horrible calor que estamos pasando estos días, no me apetece nada, bajar a la piscina para soportar cuidar hijos ajenos.

Mi pequeña, va hacer 8 meses en 4 días. El tiempo corre deprisa y pronto volverá el siguiente verano. Mi peque, andará o estará en ello y será en un futuro, una niña de 3 años. No sé qué circunstancias tendré entonces. No sé si tendré un trabajo, si me faltará una pierna (Espero que no. Universo, se bueno conmigo) o… mi hija desarrollará conductas que no deseo que tenga. En todo caso, AHÍ voy a estar yo, pasé lo que pasé, para que cuando vea que hace algo que molesta a los demás, ENSEÑARLE a corregir esa actitud. No sé cómo (porque no tengo ni idea de enseñar…), pero pondré todo lo que está en mi mano, para que respete el espacio de cada persona.

No hablo de ser una madre controladora, ni pesada (intuyo que cuando empiece a andar, el modo perseguidor de bebé, saltará de golpe en mi cerebro de madre primeriza ¿Pero a que madre no le ha pasado esto?) Hablo de RESPETO. Por qué encima ayer, con recochineo (y por qué había surgido otro problema con otra niña de menor edad) una de las madres de estas dos niñas de las que hablo, dijo “Dejar a B. ¿Por qué no jugáis con Eli?” Mi cara debió de cambiar de golpe al emoticono que achina los ojos ¬¬ porque enseguida rectificó y cambió de opinión diciéndoles a las niñas “¡Venga dejarles! Que aún tienen un beb锬¬ Nada de decir “Tenéis que respetar, chicas, ella es muy pequeña la podéis hacer daño.” ¡Naaaahhh! ¿A que iba ella a solidarizarse con la situación que ellos mismos nos habían creado? Y para más inri, cada vez que nos ven tranquilos jugando con la enana, tenemos que oir comentarios del tipo: "¡que a gusto estáis!Ya veréis el año que viene..." ¿Perdona? El año que viene, me encargaré de que tu hija no pegue a mi pequeña igual que este año... y si hace algo indebido, estaré ahi para enseñarle o regañarla. Pero por lo menos estaré ahi. He dicho.

Esta es nuestra situiación. ¿Algún consejo para estos padres primerizos que se enfrentan a una nueva dimensión de la paternidad? ¿Como haces  para sobrellevar estas situaciones?

10 comentarios:

  1. hola!

    Aquí una madre primeriza con una de dos años. Lo primero. No te calles. Si los padres no le dicen nada a esa niña que se reboza en tu toalla, hazlo tu. Simplemente con decirle: -perdona, pero es mi toalla y no me gusta que la pisen con chanclas, o lo que esté haciendo y le pides que pare. Y todo eso mirándola a los ojos y después a los padres, que se darán por aludidos y le dirán que se mueva (o no).
    Después, si la pequeña no hace caso, se le puede comentar a los padres, que necesitais un tiempo para vosotros solos y que os apetece estar más apartados. Si les molesta, pues que se molesten, ellos no preguntan y ahí están.

    A la madre que dijo eso sobre lo de ir a molestar a tu hija, si te digo la verdad, yo no pondría ojos achinados, le habría soltado una fresca, y me habría quedado tan ancha.

    Mi hija tiene dos años. Hace un par de semanas fuimos con la familia de mi marido a un restaurante. Allí, estuvo sentada en su trona (estábamos en una terraza cubierta) durante la comida, pudiendo además comer de todo como una nena mayor, como le digo yo.
    Cuando terminó de comer, quiso bajar de la trona. Intenté que se quedara el mayor tiempo posible. Pero es pequeña y cuando se cansan de estar quietos necesitan movimiento. Así que la bajé de la trona, pero antes de hacerlo le dije que solo podía estar alrededor de nuestra mesa y no molestar a nadie más.
    Ella me hizo caso, aunque en un momento dado, vino gente a una mesa y no sé si le gustó o qué, pero se acercó a ellos para decirles hola. Rápidamente me levanté de mi silla, fui hacia ella, pedí perdón a los comensales y me la llevé de allí, donde la cogí en brazos y le dije que no volviera a hacerlo o la sentaría en la trona.
    Estuvo jugando con su primo, en la mesa, después de pie, siempre al lado de nuestra mesa, sin molestar a los camareros, sin molestar a otras mesas, y eso que unas señoras cuando se fueron a sentar y vieron que estaba mi hija pusieron los ojos en blanco. Pero bueno....

    Dos mesas más allá, tres parejas comían con sus hijos. Una de esas niñas que había ¿Qué hizo al terminar de comer? sí. Levantarse y venirse a nuestra mesa, donde Carlota jugaba tranquilamente. Vino a jugar con ella, a llevársela para correr, para hacer algo. Pero por suerte, mi hija le dijo que no y me miró para que supiera que ella no se movía (me sentí orgullosa) tanto es así, que cuando el camarero le trajo una piruleta, por primera vez, dejé que se la comiera. Jajajajaja.

    Creo que los padres, podemos estar en una conversación con adultos, pero no tenemos que quitarle ojo a nuestros hijos. En un microsegundo se mueven y pueden molestar a alguien y con toda la razón. Los niños son inquietos y movidos, pero eso no quiere decir que nosotros no les sepamos enseñar lo que pueden o no pueden hacer. Dejarlos a su libre albedrío, sobre todo cuando hay gente que no se conoce, me parece una falta de respeto muy grande.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mmm... si. No debería volver a callarme. Ayer hicimos otra táctica de ponernos cerca de esas madres/padres para ver si era por que las niñas querian alejarse de su no vigilancia y hacer el bruto... pero la estrategia no funciono. Toalla con toalla y no eran capaces de levantarse a quitar a sus hijas de nuestra toalla. Menos mal que se fueron enseguida... pero es tela ese momento. Mi marido me ha dicho que como vuelvan hacer algo que nos moleste va a regañar a las niñas y si encima dicen algo las madres la tendremos.
      Yo lo que no quiero es bajar y estar incomoda por que mi hija se relacionará algun dia con estos nenes y no quiero lios... pero ya veo que va a ser inevitable.
      Me encanta tu peque. Así es como quiero intentar enseñar a la mia. Estoy totalmente de acuerdo en que son niños y no aguantan mucho tiempo en la misma posición eso hay que tenerlo en cuenta pero el ejemplo que me pones me parece el correcto. El mismito que yo haré en el futuro. No se molesta al personal. Aunque pongan caras agrias si la peque esta sin correr o fastidiar que eso ya es otra cosa. Somos muy intransigentes con los niños... hay ue entendereles pero tenemos que estar ahí para enseñarles que hay cosas que no se deben hacer. Buscar el equilibrio. Muchisimas gracias por tu comentario. Me encanta que me cuentes como haces con tu peque, me sirve de mucho. Un besazo!

      Eliminar
  2. Qué fuerte, hay que ver la poca educación que muestran algunas personas... Coincido con Mami Reciente, de buenas maneras dile a la niña qué es lo que no te gusta para que lo entienda... Aunque vamos, es hacer de mami 2 y esta función deberían hacerla sus padres... Lo siento, no sé qué decirte! :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En alguna ocasión la decimos A. No hagas esto o lo otro, o que haga las cosas despacio delante de la peque pero... na a la minima vuelve otra vez. Y encima tonta de mi, me da corte regañarla por si vienen los padres a decirme que que hago regañando a su hija... no se si me entiendes, es que encima movida! Cuando ellos no se preocupan de su hija!
      Espero que la cosa no pase a mayores. Que larga se me esta haciendo la temporada de piscina. Menos mal que termina esta semana ya... pero vamos que el año que viene tal y como han ido los acontecimientos en el barrio, con la cantidad de niños que hay haciendo el cabra seguro que hay algun accidente. Espero que no. Gracias por comentar!

      Eliminar
  3. ¡Me encanta leerte! Sí, sí y no me estoy burlando, ni tomándome a broma por lo que estás pasando; pero, tu sentimientos, tus emociones y tu actitud ante todo esto que por supuesto, no es ni culpa, ni es responsabilidad tuya, sino de unos padres que ¡vamos, os han utilizados como los novatos de la urbanización y los muy "capullos" se han liberado de toda responsabilidad con sus hijas y a disfrutar del ratito de piscina, mientras son totalmente consciente que vosotros lo estáis pasando mal, pero que por educación y cortesía sois incapaces de decirles las "tres o cuatro frescas" que se merecen!
    Una vez dicho todo esto, creo que vosotros dos, es decir, papá y mamá, sois maravillosos y sin duda esa pequeña, va a tener unos padres que van a ser ejemplo de respeto, empatía, sentido común y sociabilidad. Lo estáis haciendo muy bien. A pesar de lo que habéis pasado, yo si fuese vuestra peque, preferiría pero "con mucho" a unos papás como vosotros a los desvergonzados, insolidarios, malcriados,... de las otras nenas. Que todo esa rabia, se transforme en todo aquello que no quieres para tu pequeña y entonces, estarás en el camino de ser una estupenda mamá. ¿Se te ha ocurrido pensar en esto? ¿Imaginas lo maravillosa mamá que vas a conseguir ser, sólo con no ser como esos padres y madres? ¿Y qué si soy diferentes? ¿Eso significaría que soy peores?... No, ¿verdad? Y de aquí a que tu peque tenga la edad de las nenas que os dieron el "coñazo" (con perdón), ya no jugarán con tu peque, serán muy mayores y por tanto, los papás tampoco se relacionarán con vosotros. Así que si tenéis que decirles las cosas claras, con respeto y con educación, se las decís. ¡Ánimo, papás! ¡Sois formidables y tenéis todo el derecho al pataleo y algo más! Pero no os quedéis en eso, eso sería lo malo. Tenéis que avanzar. Besos y mi cariño para los tres. ¡Fuerza y Honor! (Como decían los Gladiadores al saltar a la arena) y ¡Qué la Fuerza os acompañe! ¡Sed felices, por encima de todo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad es que sí. Hemos pecado de novatos. Pero de todo se aprende, es la ley de la vida... ayer se termino la temporada de piscina y el día fue tranquilo. Pero sigo pensando que cada padre debe hacerse responsable de su hijo. Quizá el año que viene si que me atreva a decirles las 4 frescas que se merecen si se sigue dando que las niñas se acerquen de esa manera a la peque. O no me quedará mas remedio.
      Ojala como dices mi peque coja todo lo bueno que tenemos o sepamos transmitirselo. Desde luego que no dejaremos de intentar que sea una peque educada y respetuosa con la gente.
      No quiero agobiarla pero tampoco pasar de ella. Aun es muy pequeña esta claro, todo a su tiempo. Muchas gracias por tus palabras de anímo.

      Eliminar
  4. Leyéndote he sentido tu angustia. Yo al contrario que tú siempre he estado rodeada de bebés y niños pequeños, cuidaba a mi sobrino de 8 meses con 9 años y a los 13 empecé de canguro cobrando. Se me dan genial y acabo rodeada de ellos, sin embargo desde que soy madre... me he vuelto mamá osa, y los niños que tanto me gustan y tan cómoda he estado siempre con ellos, si se portan muy mal, le pegan a mi hijo o me incomodan a lo bestia, les miro sonriente a los ojos, con tono agradable: bonita vamos a jugar mi niño y yo solitos, vete a jugar con tu mami, o mi peque quiere estar tranquilo, por favor puedes jugar en otro sitio?, te puedes apartar un poquito de mi toalla? Y tu toalla? Es de X dibujitos? Ve a por ella, por lo menos que se siente en su toalla. Yo que se, hay muchas maneras de decirle que se vaya, siempre recordando que es una niña cuyos padres no atienden y busca atención. Es incómodo tener que alejar a una niña tan peque, deberían hacerlo sus padres.
    Hasta yo que estoy acostumbrada me cabrearía, tienes todo el derecho de querer disfrutar de tu familia, sin hacer de niñera de nadie.
    El mío a veces ha ido a hablar con gente, meterse por medio, etc, no me puedo despistar porque hay gente que le agrada y otra que le molesta, por respeto yo intento que mi hijo no moleste, por la gente y por él mismo, que no se sienta incordio, ni que le echan o le hacen el vacío.
    Tendrás que aprender a alejar niños molestos de padres pasotas, siempre con tacto, pero no te cortes, verás qué alivio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes experiencia en esto por lo que veo!que bien! Sabes entonces como actuar y aunque te sientas incomoda sabes como decirles a los peques que se vayan a freir puñetas de buenas maneras!!no te sorprenda que acuda en tu ayuda si se me presenta una situación como esta de nuevo (que las habrá) ains... a mi lo que me pasa es eso, que no se como tratarles y me dan miedo sus padres. Pero aprendere!!! Aunque no se nada de niños esta claro que A. Necesita que refuercen sus buenas actitudes y no la esten diciendo continuamente que es mala por que se lo acaba creyendo. Vamos digo yo!muchas gracias por tus consejos! Un beso

      Eliminar
  5. Excelente entrada, andaba yo pensando en escribir una entrada de este estilo. La verdad que hay padres que deberían prestar más atención a sus hijos, no sólo porque puedan molestar, sino porque tienen la obligación de educarles

    ResponderEliminar
  6. Eso es. Creo que la educación de los peques empieza en casa y si no ponemos empeño en recordarles limites que no pueden cruzar... luego pasan las cosas que pasan.
    Desde mi humilde opinión nos cuesta pensar en ellos como personas de futuro y nos volvemos vagos.
    Que puede ser dificil, por supuesto, para todos, por circunstacias añadidas más todavia, pero ser padre es un trabajo que no termina nunca. Hay aue tener las cosas claras. Pero eso lo pienso yo. Lo mismo tu opinas otra cosa 😊 gracias por comentar!!!

    ResponderEliminar

¿Qué ópinas? ¡Anímate a comentar!