jueves, 2 de junio de 2016

Soltando lastre

Desde que soy madre me siento más sola que nunca. Incomprendida y a veces hasta reprimida. Paradójico, cuando ahora, estoy acompañada por mi pequeña las 24 horas del día...

La verdad es que en los 30 años de vida que tengo, como cualquier persona que te encuentras en el camino, he tenido muchos momentos de soledad y la mayoría han sido buscados por que siempre he preferido disfrutar de la soledad a tener compañía toxica, dañina o negativa a mi alrededor. 
Siempre he sido una persona sincera a la que no le ha costado decir las cosas que pensaba, de frente. No sé si era así por las circunstancias que me rodeaban y me tuve que hacer la fuerte o por que mi carácter era así y ya está. 

El caso es que cada vez que me abría a cualquier persona que confiara esta me dejaba en la estacada, me hería con sus comentarios o simplemente desaparecía por que no le interesaba mi compañía. Poco a poco me he vuelto desconfiada y anti social. Ya no me importa decir que no tengo a nadie (a parte de mi marido) en quien pueda confiar, contarle mis miedos, preocupaciones, divertirnos, que me ayude con mi peque o yo puede ayudarle con sus cosas.

He llegado a un punto en que no quiero a nadie a mi al rededor por miedo a que me hagan daño. Lo peor es que cuanto más mayor me hago mas me duele cualquier tontería. ¿No debería ser al revés? A estas alturas de mi vida y con todo lo que he pasado… ¿No debería resbalarme todo lo que me digan? No puedo dejar de pensar que soy idiota. No paro de hacerme promesas para cambiar. Y nada. Que no aprendo.

Es muy triste pero es así. Una vez hace tiempo, lo daba todo por cualquiera. Creo que he sido muy generosa. Pero al ver que nunca recibía lo que yo daba,  me cansé de ser tan tonta. 

¿Qué por que me he puesto en modo dramático? Por que ya ni con mi marido puedo desahogarme.
Ya he hablado de que mi relación con mis suegros a raíz de llegar mi peque a este mundo a empeorado sobremanera. Cada vez que subimos a verlos es una diferente y cada vez me siento peor. Odio que cada vez que comento cualquier cosa que he leído por internet o en algún blog sobre bebés, no me tomen en serio y contesten hasta con desprecio “anda, anda, no leas tanto” o “¿Cómo le van a salir caries si aun no tiene dientes?” Sé que son simples comentarios de desconocimiento pero me entristece y me da rabia a partes iguales, que no se pongan en mi lugar. Esto solo hace que cada vez que vuelva, hable lo menos posible. Cada vez soy menos yo. 

Cuando salgo de allí, salgo mal. Salgo enfadada por todos los gestos que no creo convenientes que se deban hacer con mi pequeña, como intentar darle el zumo de la lata de piña con el dedo a la peque… y menos mal que estábamos y pudimos parar la situación a tiempo… es una tontería, vale. Pero me jode cuando me dicen: “¡déjanosla una semana!” Me tengo que contener para no decirles “¡Si no sabéis cuidar a un bebé!”

O cuando comento que no quiero darle guarrerias a la peque y saltan “¿Vas a ser una mamá mala?” ¿Que debería hacer ante ese comentario inocente, según mi marido? ¿Por qué yo no veo ese comentario de manera inocente? Por que me siento cuestionada desde el minuto uno por ellos. Que si primero fue el pecho. No le cambies el pañal así. La forma de darle el bibe. Que si no sabes calmarla y mil y una mas… que no van a terminar jamás. ¡Es mi hija y yo no me metí en como educar a sus hijos! Se me quitan las ganas de pensar en el futuro con ellos. E inevitablemente el futuro de mi hija está ligado a ellos. 

Esto me esta superando. Y lo que es peor esta fastidiando mi relación con mi marido por que ya no le puedo contar lo que me molesta. Entiendo su situación e intento no estar mal y ver las cosas de otro modo pero él se lo toma todo a cachondeo y de manera inocente. Intento decirle como me siento y me suelta “siempre vas a lo mismo” si ya no puedo contar con él, ¿En que consiste todo esto?

Es muy difícil sacar a un bebé adelante sola. No puedo contar con mi madre. No puedo contar con nadie. Y si encima estoy continuamente cuestionada… vamos, que fácil no lo tengo.
Entonces volvemos a que soy como soy, por mi culpa. Por que no soporto a nadie. Por que soy muy susceptible. No… es que nadie acepta como soy y si me hacen daño no puedo soportarlo. Toda mi vida igual. No sé que problema tengo con la gente. Claro que tengo mi parte de culpa. Soy intransigente y cuando me hacen algo que me jode, es complicado que vuelva a ver a esa persona como la percibía antes. Llámame rencorosa… pero palo tras palo ¿debo seguir siendo igual de tonta?

En realidad esto es un problema de comunicación, si pudiera decirles lo que realmente pienso a lo mejor otro gallo nos cantaría. Por más que intento ser políticamente correcta y decir las cosas con suavidad, me encuentro con comentarios desagradables y con desprecios que no llego a comprender.

Me gustaría dejar de escribir estos post… pero o me desahogo o me sale una ulcera por guardarme tanto mal rollo dentro. Necesito sacarlo, soltar lastre, para seguir adelante. Por lo menos esto no me lo quita nadie y ahora me siento mucho mejor.

8 comentarios:

  1. Hola guapa.

    Sinceramente es un momento difícil y si encima no te sientes apoyada por la única persona que consideras que está a tu lado. Peor todavía.
    Yo, si fuera tu, cuando me dijeran algo de cómo criar a mi hija, les diría claramente la frase: ¿me he metido en tu manera de criar? A que no. Pues ale, soy su madre y tengo derecho a equivocarme y hacer lo que crea mejor con mi hija.
    Yo tengo dos frentes abiertos. Por un lado mi madre y por otro mi suegra. Y es que mi madre, la quiero mucho, pero chocamos demasiado. Somos personas de carácter fuerte y siempre que digo de hacer algo al revés de lo que ella me dice la cantinela es: Pues no lo hice tan mal contigo, no crees? Y mi respuesta siempre es: No. Estoy aquí, pero con Carlota lo quiero hacer diferente. Y aunque le ha costado, a base de decirle las cosas, ahora pregunta, no le da nada de comer que yo no apruebe antes. Lo mismo con la bebida. Me decía que estaba loca por darle la teta más de 6 meses y ahora cuando llego de trabajar es la primera que me dice que me saque la teta que la peque la necesita. Y así con muchos más temas. Es verdad que hay otros que todavía estamos en puntos diferentes, pero por suerte, aún chocando y peleando podemos llegar a un acuerdo para vivir tranquilas. Mi marido se lleva bien con ella, pero no soporta que se meta tanto en la vida de la niña (a ver, si la cuida cada día y está casi más horas con ella que con nosotros, como no va a opinar, la cosa es hacerle o no caso) y yo me quejo justo de lo contrario de su madre.
    Ya te hablé de mi linda suegra. Esa que pasa olímpicamente de todo lo que hagamos, pero cuando vamos a su casa (sí, ella a la mía no viene y no porque no la haya invitado) ella siempre dice que no se mete en nada. Pero ya está con el: y para cuando deja la teta? Y para cuando duerme en su cama? No te das cuenta de que eso no es bueno. La pediatra que tenéis es muy hippie, y todo lo saca y lo comenta y claro, no es mi madre y me callo, por mi marido, pero un día se me hinchan y el otro día estuve a punto, tanto es así que al final, como lo vio, fue mi marido el que le dijo que se callara la boca y dejara de opinar.
    Llevo dos semanas sin verla y sinceramente, estoy de un a gusto... la pena es que este finde es mi cumpleaños y sí o sí tengo que ir a su casa a celebrarlo. Celebrar qué? Con ellos? Ganas? Ninguna, y se lo he dicho a mi marido, pero bueno, haré de tripas corazón. Eso sí, ya le he advertido, si me dicen algo, saltaré, no estoy dispuesta a callarme más.
    Así que te lo vuelvo a decir, no seas políticamente correcta, porque ellos no lo son. Marca las pautas y si no les gusta les recuerdas que tú eres la madre. Que eso yo, lo he tenido que hacer por partida doble.
    MUAS!!!!

    ResponderEliminar
  2. Bueno!lo primero Felicidades adelantadas!!

    No me atrevo a decirles lo que me has dicho. Te juro que se lo soltaria a los dos, pero sé que se lo tomarían muy muy mal y mi marido se enfadaria muchisimo conmigo por contestarles eso. Se que la liaria pardisima si hiciera eso... ojala me atreviera. Quizá tendría que darme igual lo que pasara y hacerlo. Mas vale una morao que cien colorao, lo sé pero... es que se que habría pollo. Gracias por animarme, de verdad que sabiendo que hay gente que esta igual que yo ya no me siento tan sola. un besito.

    ResponderEliminar
  3. A mí me pasaba con mi suegra, hasta que un día con el tema de dar sal a bebés, para demostrármelo le dio una tostada salada a mi sobrino, luego dijo, ves? Le gusta, se «relame» y yo, muy bien, mi hijo hasta el año no va a tomar sal, punto. No contenta le echó sal en la manita al niño y él chpeteó, ella se burlaba con tpdos de lo idiota que yo era y... echó un puñado de sal en la mano de mi sobri y ella se la metió en la boca!!! El bebé lloraba y le salía sal de los labios.
    La madre del nene ni protestó! Y luego mi suegra me dijo que le diera a mi hijo, y aunque fue de lo mas incómodo dije: NO. Me dijo q me lo tenía para que yo comiera agusto, le contesté que mi hijo no me molestaba y cuando intentó quitármelo dije, NO TE LO DOY, A QUE TAMBIÉN LE METAS UN PUÑADO DE SAL!!!
    Yo no se como me atreví, pero desde entonces adquirí mucha autoconfianza, confío plenamente en la crianza que hago, tanto que no necesito aceptación ni apoyo.
    Haré lo que crea mejor, como toda madre, punto. Eso si, tu marido debe caminar a tu par.
    Cuando ganes toda la confianza, empezará a afectarte menos todo lo que te digan, te la traerá al pairo sus comentarios y hasta llegarás a reirte. Un abrazo y ánimo guapa, es tu niña y te duelen estas cosas, pero verás como te endureces y pasas de todo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las cosas que se llegan hacer. Si realmente esa abuela pensará deenidamente lo que está haciendole a su nieto...¿se lo haría? Solo por quedar por encima de ti y reirse de ti.
      Tienes toda la razón del mundo. Es un problema de confianza en mi. Y la próxima vez que me digan algo contestaré. Espero contar con el respaldo de mi marido.
      Deseo como bien dices endurecerme y pasar de todo pero... aun me queda un largo camino. Muchisimas gracias por contarme tu historia y el apoyo!

      Eliminar
  4. Ay! Llevo un montón de días queriendo comentar esta entrada pero no había tenido tiempo de ponerme en el ordenador y escribir como te mereces.

    Vamos a ver, por partes. Lo primero, ha llegado una revolución a tu vida y es normal sentirse así. Tienes que recomponer el escenario en el que te mueves cada día y además hay una pequeña personita que depende exclusivamente de ti y, al mismo tiempo, hay más personas implicadas en su crianza. Por ello tienes que llegar a un acuerdo con ellas y eso no es fácil.

    Por otro lado, lo que te diga tu suegra (o tu madre o la vecina en la cola del súper) tiene que darte igual. Y se que es más fácil decirlo que hacerlo y que en tu cabeza lo tienes todo clarinete y que lo que te frustra es luego enfrentarte a la realidad y que no salga como lo habías imaginado. Es una jodienda pero es la vida. A mi no me gusta demasiado el término de 'empoderarse' pero en este caso se aplicaría perfectamente: tienes que hacerte dueña de tu vida y en cuanto lo consigas ya verás que diferencia. La gente va a seguir haciendote los mismos comentarios pero tu ya los afrontas de otra manera.

    Yo lo conseguí, si, pero acabé teniendo que ir al psicólogo (más jovencita). Y oye, mano de santo. Cosas que antes me molestaban mogollón y que me daban vueltas en la cabeza días, semanas, meses, años... dejaron de fastidiar. Así que si ves que necesitas ayuda profesional, no seas melona (con cariño) y a pedirla!!! Se mejora un montón.

    Y ya por último: necesitas un grupo de mamis que estén pasando por lo que pasas tú. Salir con tu bebé y con otras mujeres, conocer otras formas de llevar la maternidad, echarte unas risas y desahogarte llegado el momento. Ya verás que también es una terapia fabulosa (y encima gratis).

    Un abrazo y, para lo que necesites!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si. Es necesario llegar a un acuerdo e ir todos a una fuenteovejuna como digo yo.
      La familia de mi marido es casi lo más cercano que va a tener mi hija a parte de sus padres y me gustaria que todo fuera de otra forma.
      Pero ellos van por libre sin consultarnos y sin contar conmigo como madre. Esto tiene que cambiar y a mi me gustaria sentar las bases. Pero mi chico no está de acuerdo. Dice que cuando pase lo que pase que se lo digamos en el momento. Hay mucho que hablar y negociar. En esas estamos.
      Lo de que necesito ayuda... eso es algo en lo que estoy de acuerdo y estoy empezando a valorar. Que también necesito un grupo de mamás con las que hablar y relacionarme, también. Pero pienso que para poder relacionarme con gente nueva deberia ser otra persona ¿mejor? y hasta que no me cure yo, no creo que sea capaz de abrirme a nadie.
      Soy demasiado profunda. No me tomo la vida a coña y eso la gente no lo entiende.
      Soy muy complicada. O a lo mejor eso es lo que me han dicho toda la vida y me lo he acabado creyendo. Yo que sé.
      Perdona mi parrafada. A ver si dejo de ser tan melona (jajaja!) y te hago caso. Un abrazo grande.

      Eliminar
  5. Es todo tan difícil a veces... ánimo y paciencia, que te resbale todo lo que digan e intenta evitar que hagan con tu princesita lo que no quieres. Yo pude retardar tanto el momento de las chuches, que cuando le daban un caramelito a alguno de ellos no sabían ni lo que era ni para qué servía... la gente alucinaba y me daba la enhorabuena. Pero al final sí debes de sacar un poco de ti misma para decirles eso de "cada uno cría a sus hijos como mejor sabe, quiere o puede", el resto sólo pueden aconsejar sin la esperanza de ser escuchados y acatar con las decisiones de los padres (o madre).
    No permitas que te influya tanto en tu estado de ánimo, por tu bien tanto a nivel personal como familiar.

    Un beso!!!

    ResponderEliminar
  6. No debería influirme tanto lo que digan. Pero cuando se meten en la crianza de la peque me repatea. No lo puedo evitar. Solo son 5 meses desde que soy madre y me queda mucho por aprender. Esta claro que tengo que controlar ese tema y poco a poco lo iré superando. Eso espero. Gracias por comentar!

    ResponderEliminar

¿Qué ópinas? ¡Anímate a comentar!