lunes, 27 de junio de 2016

Operación cuchara

Habiendo dejado pasar una semana y pico de pruebas y ensayos, ya puedo contar como esta yendo la operación cuchara con mi enana.
Dar de comer a un bebé de 5 meses (y medio) no es tarea fácil, sobre todo para mis pobres nervios. Pero me está resultando mas llevadero de lo que esperaba.
No sé si por que hice mis deberes, en cuanto supe que tenía que empezar a introducir otros alimentos en su dieta o por que los planetas están a mi favor, el caso es que me sorprendo de lo bien que lo estoy llevando. No me fustigo si no come lo poco que le preparo, eso es un cambio importante en mi mentalidad cebadora de bebés…
¿Que a qué me refiero con hacer mis deberes? Bueno, aquí hago un inciso para contar que en cuanto supe que había llegado la hora de las papillas me puse a leer como loca para intentar equivocarme lo menos posible… 
En resumidas cuentas, me hice una especie de decálogo de “reglas” a seguir para la operación cuchara y no perder la cabeza en el intento...
Recomendaciones made in mamadichosa para acometer con éxito la operación cuchara.
El primer día, que empezamos a darle cereales con cuchara fue un viernes que se cogió el Mari-o. Y pensé “Hoy que estamos los dos juntos ¿Por qué no darle su primera papilla de cereales?” 
Reconozco que las manos me temblaban y el corazón me iba a mil. “¿Y si no se lo come?” rondaba la prengunta todo el rato por mi cabeza… “Que lo importante es la leche” me decía a mi misma una y otra vez.
Total, que ya hecha la papilla me senté frente a la trona delante de mi peque y sin hacer nada más, le acerque la cuchara con un poco de papilla.
Para mi asombro ¡Abrió la boca! 😲 y se lo comió. ¡Acababa de darle de comer a mi niña! Pero la alegría fue momentánea por que a las pocas cucharadas se empezó a cansar y comenzó a llorar… la pobre tenía hambre y como no le estaba cayendo la comida directamente al estomago se enfadó. Probó a darle su padre un poco más, pero nada. No la insistimos, pero como le habíamos cambiado de marca de leche y esta si que la aceptaba sin cereales, le preparé un bibe pequeño para que no estuviera rabiosa a las dos horas. Se lo bebió y tan contenta hasta el día siguiente. 
Repetí la misma operación y flipándolo por momentos, vi como mi pequeño ser se comía todo lo que le puse en su platito. 
El resto de la semana ha ido dejándose más cantidad de papilla en el plato por el calor o por que se cansa, pero la leche se la bebe en 5 minutos. En algo hemos mejorado y es que viendo que ni la papilla se la comía con la leche maldita decidí ir a por otra marca ese mismo día. Al fin, la niña se bebe su leche con ganas. Que alivio.
He ido aumentando los cacitos de cereales y he ido retirando gradualmente los mini-biberones que le hacía después, por miedo a que se quedara con hambre.
De momento solo le estoy haciendo papilla para desayunar. Más adelante se la ofreceré en la cena, pero para eso no tengo prisa.
Mi idea es que vaya aceptando poco a poco el solido y parece que eso va muy bien por que los cereales le gustan bien espesitos.
En el tema de la fruta… el primer ensayo-experimento lo hicimos con la pera. Valoración: Fracaso absoluto. Primero seguí la recomendación de la enfermera de pasarle un trocito de pera por los labios, para observar si era alérgica inminente. Viendo que todo iba bien, pasamos a cortar un trocito y dárselo sujetándolo con los dedos mientras ella lo chupaba. No puso cara ni de gustarle ni de no gustarle asique procedimos a maltratar triturar la pera con la batidora... aquello tenía un aspecto asqueroso pero aun así tiramos pa’ lante y comenzamos a dárselo.
¡La cara de asco que puso fue para enmarcar! Que penica me estaba dando… después de un par de intentos, decidí mezclarlo con leche, pero tampoco lo quiso. 
Al final decidimos tirar esa cosa absurda de merienda y darle un biberón. No me flagelé en absoluto por este experimento fallido. A lo mejor no trituramos bien la pera y la textura no le agradó, a lo mejor estaba demasiado dulce o quizá ácida… que se yo. No pasa nada si de momento no le gusta la pera. Yo no como guisantes y no me he muerto. 
La joven enfermera, me aconsejo que esperase 3 días en vez de dos, para probar con otra fruta y así estamos haciendo. Mañana es el turno del plátano, veremos que ocurre. De momento no le voy a mezclar la fruta entre sí, ni voy a enmascarar el sabor de esta con los cereales para que se la coma. No quiero engañarla y tampoco nos sirve de nada que se la coma de esa manera. 
Y hasta aquí mi crónica de la operación cuchara. Estoy bastante contenta con la actitud que demuestra mi peque ante este instrumento nuevo. Seguiremos poco a poco. Intentando disfrutar de estos momentos tan molones.
Y a ti ¿Cómo te va dando de comer a tu polluelo con cuchara? ¿La acepta bien o le cuesta comer de esta manera? ¿Eres de las que insiste un poco en que se lo coma o prefieres retirarla en cuanto cierra la boca?

10 comentarios:

  1. jajajajajaja. Y es que los comienzos son difíciles. Carlota la de cereales nunca, con decirte que hoy a 3 días de cumplir 2 años casi ni cena, porque se pasa el día comiendo... y me fustigo? pues no, no lo hago.
    En cuanto a la fruta es otro cantar. Ella la ha comido en trozos casi desde el princpio que se la dábamos y ella la chupaba. le chifla y siempre que puede te pide fruta, sobre todo plátano.
    Yo con ella, por cierto, empecé con la manzana, viendo que no le gustaba mucho probé con una de mis frutas favoritas: la mandarina, y es que en el embarazo no paré de comerla y a ella le encanta!! tanto es así que con meses era la única que se comía entera. :)
    Me alegro de que no te flageles porque no merece la pena. ellos comen por necesidad, no por los ojos como nosotros.
    MUAS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues en mi caso me encanta la fruta y probé con la pera por que es una de mis frutas favoritas y también la comia mucho en el embarazo.
      A ver el platano si le hace gracia que este lo mismo, no dejé de comerlo durante el embarazo. Peeo vamos que aun es pequeña, pobrina mi niña.
      La ultima frase me ha encantado!que razón mas grande... Carlota si que sabe!!

      Eliminar
  2. Aun recuerdo la cara de mis dos hijos cuando les dí la fruta, jejeje. No les gustó nada y aunque a Fran le costó mucho, Mario se la comía superbien. Las papillas de cereales las engullían. A ver la peque como toma todo, por ahora seguimos con la lactancia y estoy preparandome para cuando llegue el día jejeje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay la lactancia... que bien que sigas con ella. A ver Julia como acepta los nuevos sabores.
      La mia de momento el platano tampoco le agrada. A lo mejor sale al padre que no prueba la fruta.Ains... que cara de asco ha vuelto a poner!!Ni mezclandoselo con leche y algo de cereales... ni pasandolo por la thermomix... es lo que hay! Un beso

      Eliminar
  3. Me gustó mucho tu término de "operación cuchara" mira a mi me funcionó muy bien la manzana y/o pera en compota, con un cacito de cereal y otro de leche.A medida que iba aceptando el sabor, le fui quitando el cacito de cereal y de leche y ahora toma la fruta sin problema, a trocitos o en puré. En mi caso, mi hija tuvo que hacer la transición poco a poco de sabores conocidos a desconocidos, lo mismo pasó con la verdura..saludos y que todo marche bien

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira, al ver que el platano tampoco lo ha aceptado bien, me he acordado de tu consejo pero tampoco le ha gustado el experimento. Asi que a esperar los 3 días recomenados para poder volver a intentarlo con otra fruta. Gracias por tu aportación!

      Eliminar
  4. Yo estoy poniéndome al día con el método BLW. Dentro de un par de meses empezaremos con ello y a ver que tal se nos da. Dicho lo cual, también le daré purés de vez en cuando. No hay problema en ello pero dos amigas pusieron en marcha el BLW y es genial ver como comen los peques al año de aplicar el método.

    ResponderEliminar
  5. Pues mira Hobbita, te soy muy sincera cuando te cuento que mi intención era practicar BLW con mi peque. Pero cuando se me chafó la lactancia materna me prometí a mi misma no volver hacerme expectativas sin futuro y al final deje de lado esta idea del BLW que tan guay parece y seguro que lo es.
    Quizá la veo pequeña para practicar este metodo con ella... a lo mejor me termino animando pero sin agobios ni reglas.
    Tengo que meditarlo. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Da mucho susto, doy fe. Que nos tenias que ver a mami reciente y a mi al principio, con su hija, expectantes.... y la niña nos miraba raro xDDD

      Eliminar
  6. Mi marido lo pasa peor... hemos probado a ver que hace si le dejamos unos trozos de manzaba encima de la trona y los dos como tontos observando... a ver que hacia. Pobrecilla, como nos miraba!jajaja!

    ResponderEliminar

¿Qué ópinas? ¡Anímate a comentar!