jueves, 16 de junio de 2016

Cereales y un nuevo descubrimiento.

El fin de semana pasado, tocaba empezar con los cereales sin gluten.
A pesar de mis reticencias estaba algo ansiosa por empezar a dárselos para ver si había mejoría en su actitud. Vamos, que quería descartar que sus innumerables llantos fueran causados por la comida y ahí que me lancé el viernes por la mañana a prepararle su primer biberón con los cereales (sin gluten).
Bueno, lo primero que diré, es que la lie un poco. Resulta que leí mal las instrucciones del paquete y eche mas cereal de lo indicado en la leche…
La niña se bebió 90 ml a duras penas. Ajena a mi error, me preocupé pensando que no le habían gustado. 

La angustia se apoderó de mi persona y no paraba de darle vueltas a por que no se había tomado el maldito biberón si los cereales suelen gustar a todos los bebés. De hecho, hice lo que todos los padres hacemos: abrir la bolsa de los cereales y oler. Mmmmmmm. Casi me hago un cola cao con los dichosos polvitos. ¿Cómo no le iba a gustar esta cosa tan rica?

Llegó la hora de darle el biberón sin cereales. Pues se bebió menos de la mitad.
¿Y si la había cebado tanto que no quería comer nunca más? ¡Que cuadro de madre tiene mi hija! 😯

Se acercaba la hora de cenar. Después de discutir un rato con mi marido sobre que cantidad y que instrumento utilizar para echar los cereales… ya fue cuando mi marido me hizo ver que no había entendido bien y había echado mas cacitos (en forma de cucharada sopera) de lo indicado. O de lo que yo quería echar…
Como no había comido mucho durante el día le hice un biberón grande para cenar, más los dos cacitos de cereal, ahora sí, la porción correcta.
Se lo bebió como si no hubiese comido su vida. ¡Hurra!

La noche prometía. Pero la peque se despertó a eso de las 5 de la mañana. Pensaba, con alguna esperanza, que al haber añadido los cereales a la leche, se saciaría más y no se despertaría para comer, pero no fue así. Me levanté a prepararle un bibe normal y me dispuse a dárselo.
Peeero, no lo quiso. Cosa que reconozco que me mosqueo lo más grande básicamente por que me es imposible volver a conciliar el sueño y el resto del día estoy hecha un asquito. Ser madre es así.

No le di mucha importancia a este episodio de inapetencia por que ya estoy medio acostumbrada a tirar biberones enteros… tardó una hora en volver a dormirse y yo, bueno, finalmente caí, no sé a que hora.
Pero lo mejor estaba por llegar. La peque aguantó hasta las 10 sin comer. 😨
Eso sí el biberón que la preparamos se lo bebió súper bien. Con sus dos cacitos de cereales, por supuesto.
El sábado lo íbamos a pasar en casa de los abuelos. Allá que nos fuimos con todos los bártulos como cada vez que subimos.
Llegó la hora de comer y me dispuse a darle el bibe mediano a la chiquitina ya que había desayunado bien.
Pues nada. Otra vez, no quería ni oler la tetina. Empecé a sudar a chorros. ¿Solamente va a querer la leche con cereales? ¿Tan pronto se ha enganchado?
Después de ponerse a llorar y pasar por los brazos de toda la familia, decidimos echarla en la cuna. Se quedó roque al instante. 
Llegaron las 5 de la tarde y la peque llevaba sin comer desde las 10 de la mañana… Preparamos la última dosis de leche que habíamos llevado con la certeza de que sí o sí, ya si iba a comer.
Pues no. 
Le acercabas la tetina a la boca y apartaba la cabeza como si la estuvieses dando veneno. Drama. Caos.

Comenzamos un debate familiar en el que todo el mundo daba alguna idea del por qué no quería comer. Podía ser por el calor, podía ser por que los cereales la inflasen tanto que no quería comer más, pero ¿tantas horas, un bebé, sin ingerir nada? Ya no es que no comiera, es que podía deshidratarse. Estaba súper angustiada y tomé la decisión de que si volvía hacer lo mismo más tarde, la llevaríamos al medico. 

Nos auto convencíamos de que no se la veía enferma ni triste por lo tanto deducíamos que no la pasaba nada. Aun así, estaba muy muy preocupada. Que impotencia ver que tiene que beber aunque sea un poco y no lo quiere. Tenía miedo que con el calor que hacía se deshidratara y tuviéramos un percance peor.

Sin querer la tía de mi marido nos dio la clave. “A lo mejor no le gusta el sabor de la leche sin cereales” pues podría ser.

Pero claro había estado casi 11 horas sin comer y no sabríamos distinguir si ya era hambre lo que tenía o el haber echado los cereales. A mi me daba igual, lo que quería era que comiese algo de una santa vez y vaya que si se lo comió. Lo engullo como los pavos y yo respire aliviada como si me hubiesen quitado 3 kilos de encima.


Seguí los consejos de mi suegra (si, has leído bien) que propuso echarle un cacito en cada biberón para matar el sabor de la leche.
Funcionó. No ha vuelto a rechazar ningún biberón. ¡O sea que era la leche lo que no  le gustaba! ¿Cómo es posible que no se me pasase por la cabeza? Si llevamos dándole esa marca desde que le dieron la primera jeringa en el hospital… ¿La habría aborrecido? Con razón se dejaba siempre algo en el biberón y podía pasar muchas horas sin comer.
Yo lo achacaba a que no tenía demasiada hambre, al principio a gases o a sueño… pero ¿Y si simplemente no le gusta la leche? 
Luego mi lógica aparece cuando pienso y repienso. “Si a ti te pusieran delante lo mismo para comer todos los días acabarías harto. Pues lo mismo con tu hija.”

La verdad es que podía haber cambiado de marca pero volverme loca cuando la que estaba utilizando no la sentaba mal… por eso decidimos seguir con la misma.
Pero claro si el alimento principal hasta el año es la leche y mi peque no la soporta,  we have a problem. 
De momento me apaño bien echándole un cacito en cada toma, pero más adelante ¿Qué haré? 😲

Lo importante es que le gusta el sabor nuevo de los cereales y hemos descubierto que no le gusta la leche. A eso le llamo yo un fin de semana completito.

Y a ti ¿Te ha pasado algo parecido? ¿Tu bebé rechaza la leche? ¿Le gustó el sabor de los cereales?

8 comentarios:

  1. Aixx, que mal rato debisteis pasar. La verdad es que a mi me pasó lo contrario. La peque nunca ha querido papilla de cereales, ni con biberón, ni con cuchara, ni con mi leche, ni con agua, diferentes marcas, diferentes sabores y nada, que no había manera.
    Sinceramente, cuando te estaba leyendo, pensaba en lo mismo... no será por la leche? Mas que nada porque con cereales sí, pero sola no. Lo mejor, es saber que ahora sí come. Poco a poco le irás introduciendo otros alimentos. Por ejemplo la fruta, que ya tiene agua de por sí, y también se hidratará. Poco a poco, no te agobies, lo importante es que tu peque se encuentre bien y esté sana.
    Yo di por perdida la batalla de los cereales. Eso sí, también le costó comer pan, algo que a los bebés les encanta en cuanto les das. Pero ahora no. Ahora ha descubierto el pan con tomate y la niña como no es lista, si no lo siguiente, siempre quiere su pan con tomate! jajajajaja.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo!que impotencia!que angustia... afortunadamente no lo ha vuelto hacer por que le hecho el cacito de cereales. No quiero que vuelva a estar sin comer tantas horas.
      Dentro de 1 semana le toca la fruta lo que no sé es como puñetas se la voy a dar. Algoe sice que será en biberón y otra vez me daré una leche de realidad... ains. Me gustaria que fuera de otra manera pero he aprendido que hay que respetar sus tiempos.
      Carlota es lista!mmmm... pan con tomate!hay algo más rico que eso! Estoy hecha una zampabollos total!jajajaja!muchos besos!

      Eliminar
  2. No te preocupes a Mario le pasò igual cuando se soltó del pecho. La leche no le gustaba nada sino llevaba cereales, es más le sigue sin gustar casi. Lo bueno es que dentro de poco come de todo y ya es diferente, no bebe tanta leche. Ya nos vas contando. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso espero que pruebe ya cosas nuevas. Si es que solo con oler la leche me entran arcadas a mi, ya no te digo a ella que se la tiene que tragar.
      Ains... sabía que pasar de la teta a la leche de fórmula es dificil para los pequeños pero la mia casi ni la disfruto por esoe parece raro que no le guste la leche que le hemos estado dando desde que nacio.
      Lo que dices a ver si va comiendo mas cosas. Un beso

      Eliminar
  3. A mis hijos solo les gusta la leche con colacao jajjaa

    ResponderEliminar
  4. Ains, tan pequeños y ya haciendo valer sus gustos!! xD. Con Habi todavía no tengo ese problema, ya te iré contando cuando emìece con la AC

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como es posible... si solo ha tomado una cosa en su vida y nada que no lo quiere. Es capaz de pasarse mas de 12 horas sin comer y estar tan pancha al día siguiente. Yo alucino y me desespero. Hoy ya le he preguntado a la enfermera y dice que es normal... nose. Si ella lo dice? En fin... un mundo nuevo lo de alimentar a un bebé.

      Eliminar

¿Qué ópinas? ¡Anímate a comentar!