martes, 10 de mayo de 2016

4 meses

¡Pues parece mentira! Pero mi pequeño tesorete hoy cumple 4 meses.
Como pasan las semanas… este mes lo hemos pasado regularcillo. Releo el post de los 3 meses en el que parecía que habíamos conseguido muchos avances (que de hecho, los habíamos alcanzado) peeero… la vida te da sorpresas y con un bebé no todo es ciencia exacta.

Justo un par de días después de cumplir su tercer mes de recién nacida, mi pequeño culo inquieto, decidió emprender la batalla contra el biberón. Le estaba dando los 150 ml (cada 4 horas aproximadamente) que se había tomado perfectamente desde hacía semanas pero comenzó a dejarse bastante leche en cada toma, las hacía muy inquieta… como siempre, pero a lo bestia. Es ponerle el babero y se pone loca perdida. Comienza a retorcer su cuerpecillo, se estira, chupa su babero con sus manos… ¡un show! Hay veces que termina pringada de leche hasta la orejas. A mí me toca, tener muuucha paciencia (voy hacer un master de este concepto) y fuerza en los brazos para que de los “brincos” que pega, no se caiga al suelo cualquier día. 
En fin, que empecé a pensar que estaba padeciendo la crisis de los 3 meses. Aunque mi pequeña toma bibe, también la podía estar sufriendo. Así estuvimos varios días. Hacía tomas más pequeñas y pedía más a menudo, lo que termino de jorobar el sueño tan bueno que estábamos disfrutando. Como tomaba menos cantidad de leche, aguantaba menos horas saciada…
El que comiera menos también se notó en su peso, cuando normalmente estaba cogiendo casi 250 g por semana, esa semana solo había ganado 60 g. No me preocupé en exceso por que no la vi enferma ni tuvo fiebre. Yo inalterable como las piedras.
Pero pronto se recuperó de su inapetencia raruna (por qué esta niña es de colmillo fino) y de un día para otro nos pidió 180 ml y a veces en la “cena” 210 ml. Volvimos a recuperar sueño aunque se desvelaba a las 5 de la mañana… pero la ponía de ladito mirando hacia a mí, la acariciaba un poquete y se volvía a dormir hasta las 7. Estaba segura de que no era hambre lo que la desvelaba, por aquellos días, ya que se hubiese quejado con contundencia.
Pero este mes ha sido de lo más irregular en cuanto a sueño y tomas. Después de esos días de comerse a dios por las patas, pasamos a volver a dejarse leche… yo ya ni me sorprendo. Es un bebé irregular en ese sentido y habrá que asumir que unas veces come más y otras menos.
En lo que hemos empeorado (y mucho) es con las tardes-noches. No tiene hora exacta pero empieza con quejiditos como de me voy a poner a llorar a grito pelao en 3…2…1… y… ¡BUAAAHHH! Hasta la siguiente toma que rondan las 9 o 10 de la noche, es como si la hubiera poseído el espíritu de satán. ¡Uf! El lunes lo llevo bien, por eso de que empiezo fresca la semana, el martes también el miércoles… mi paciencia se empieza a agotar y el jueves me tiro literalmente de los pelos. (Los viernes, sábados y domingos no suele estar tan nerviosa. Mi no entender.)
He probado a espaciar las tomas (a ver si es que la estoy cebando), he probado a darle bibe cada menos tiempo (a ver si es que la estoy matando de hambre), he probado a dejarla en su cuna para dormir (antes lo hacía en el salón, en el cuco) por aquello de que se descansa mejor en la cama, me he lanzado a las calles a dar paseos interminables para retrasar ese momento de histeria colectiva que sufrimos las dos. Pero nada. No hay tu tía.

Lo mejor de todo es que o soy yo quien la consuela o sigue gritando como una descosida. Es ponerla en brazos de su padre y monta un poyo tremendo. Entiendo que mi pequeñaja quiera estar conmigo todo el rato y más en ese momento, pero necesito cenar, lavarme los dientes, mantener una conversación, que no sea solo hablar, del por qué llora siempre a la misma hora. 
¿No decían que a los 3 meses se pasaban los cólicos? No creo que sean cólicos. Yo lo achaco a que necesita dormir más. CREO. 

Leyendo por ahí, he visto que un bebe de 3 meses duerme unas 15 horas diarias. 10 horas nocturnas y 5 en siestas repartidas por el día. Yo cumplo casi siempre con este patrón… pero la peque sigue teniendo esas horas de ¡DESATAME O APRIETAME MAS FUERTE! ARRRGGG…

Mi marido dice que es mejor que llore a esas horas a que lo haga por la noche y no nos deje dormir, pero a mí me desespera (altera) ese llanto desgarrador. 
A ver, si que es verdad que duerme fenomenal nocturnamente hablando. Se despierta solo una vez por la noche y CASI siempre se vuelve a dormir enseguida después de la toma. En ese sentido no me puedo quejar. Y salvo por esas horas de las tardes noches desquiciantes, no llora demasiado el resto del día. Ya puedo decir que no llora tanto como antes...

Solo me queda dejar pasar el tiempo y rezar para que todo siga mejorando. Madre mía, miedo me da la supuesta crisis del sueño de los 4 meses. ¿No te quejabas de que llora por las tardes? Pues ahora no vas a dormir por la noche. Bueno, no adelantemos acontecimientos. 
Yo por si acaso, no me hare mucha fiesta de que duermo estupendamente. A ver si va a venir el tio Paco con las rebajas y me va a dar un bastonazo en el pescuezo.

En cuanto avances de desarrollo, ya levanta la cabeza perfectamente cuando la pongo boca abajo. Hay que decir que no le gusta nada que la ponga en esa posición. Aguanta poquito, y enseguida empieza a gruñirme… así que la voy poniendo de rato en rato.
Parece mostrar más interés por los muñecajos colgados, de la mantita-gimnasio. Los intenta alcanzar a veces los coge, a veces se descojona ella sola mirando a la tortuga... 
En ocasiones parece que quiere darse la vuelta ella sola. Me parece un poco pronto y más viendo que no le gusta esa posición, pero la dejo que experimente que es como mejor aprende.
Ya gira su cabecita, para vigilar donde ando y si ve que tardo más de lo normal en verla o decirle alguna moñada, se enfada. La hamaquita me está salvando la vida cuando necesito adecentar la casa. Que estoy en la habitación limpiando el polvo allá que la coloco donde pueda verme y se queda tan pancha viendo como me muevo.
Una cosa que me hace muchísima gracia, es que se chupa los puños como si no hubiese un mañana. No solo uno. ¡Los dos a la vez! Ella erre que erre, intenta meter sus manitas en la boca y emite unos balbuceos, como diciendo “¡mira mamá lo que hago!”. Es una borrica,  porque a veces se le pone la boca roja de metérselos a la fuerza… hablando de balbuceos, hay momentos que de seguido puede estar unos 10 minutos con “eeegghhh, aaahhggg, agoooo, buuuu” yo me parto cuando lo hace y le hago la réplica. “si hija, me parece muy bien lo que me cuentas, ¡pero dime más cositas!” ¡jajaja! Menudas dos besugas estamos echas.
Las siestas se las duerme en su cuna, sin necesidad de estar con ella, aunque yo siempre ando como la vieja del visillo detrás de la pared a ver si hace alguna cosa rara. Sé que los bebés pasan por fases más dependientes de mamá que otras, así que de momento disfruto de esta “libertad” que seguramente, será efímera.
De peso veremos a ver, porque según la báscula de la farmacia pesa: 6.635 kg  pero la báscula de la enfermera dirá otra cosa…  sigo diciendo que mientras no vea a la peque malita, no me preocuparé. Lo veo innecesario. Bastante me rayo por otras cosas.

El jueves, tenemos la revisión con la enfermera de los 4 meses y también segunda dosis de vacunas. En esa ocasión la pediatra no entrara a consulta. Aunque me gustaría que estuviera, así son los protocolos (¬¬) de mi localidad, que le vamos hacer.  Esta vez veremos solo a la enfermera. A ver cómo se porta mi pequeño miniser cuando vea la bata blanca de la señora.
Y a ti ¿Cómo te ha ido este mes con tu bebé? ¿Has notado mejoría en cuanto a sueño y tomas?

(Perdón por el cacho post que me acabo de marcar... si has llegado hasta aquí te mereces un premio. Nunca se me dió bien resumir...) 


6 comentarios:

  1. aixx los peques y sus "crisis" si es que.... Recuerdo que la peque ha pasado por casi todas, por suerte, nada de cólicos, de eso me he salvado. Pero por lo demás. Crisis de teti, crisis de sueño, crisis de tirarme de los pelos, jajajaja.
    Sinceramente, creo que hace bien, para qué rallarte si ves bien a la peque. Si ella está bien, no se siente mal, no tiene fiebre, crece adecuadamente y va ganando peso, ni te preocupes. Seguro que es una fase y pronto pasará.
    Aixx, lo de llorar por la tarde... bueno, paciencia, seguro que es otra fase. Aunque te entiendo bien. La peque ahora tiene el problema de que siempre quiere estar con mami, cuando mami está no existe nadie más y cuando eso pasa entre semana, que no me ve en todo el día, pues imagínate, siempre llorando porque cree que mamá y la teta se van a marchar.
    Ya nos contarás que te dicen del peso. Pero creo que no tienes porqué preocuparte.

    MUAS!

    PD: Cuando empiezan con los balbuceos son taaaaaan graciosos. Para comérselos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fijate que creo yo que los colicos se inventarón para dar un por qué a los lloros de los bebés... que haberlos ailos pero la mia no ha sufrido de eso tampoco. Ha tenido sus gases atravesados pero... yo pienso que llora por una mezcla de sueño y desahogo. Por que es cogerla y se calla la mamona... en fin! Va a ser guerrera que le vamos hacer. A cambio duerme bastante bien por la noche, por que por el día no para!!! Es una pena que no puedas estar mas tiempo con tu peque. La pobre te echa de menos ... que asco de país y "conciliación".
      Ójala cambiarán las cosas. Un besote!!

      Eliminar
  2. Pero bueno esta niña que grande está!!!. Julia también lleva las tardes regular. Ya empiezan a mostrar atención y yo estoy encantada. Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja!no me hago con ella! La jodía esta pa comersela! Dice mi tia que tiene las carnes prietas para pegarle bocaos!! Jajaja! Ains las tardes... que muchas son para olvidar pero se va superando. También hay días. Hoy no ha sido malo. Julia tiene que estár también preciosa! Un besazo guapa!

      Eliminar
  3. Ay, peque! Yo estoy igual que tu con los llantos y las peleas con la teta. Son etapas y hay que pasarlas pero te entiendo. Hoy he tenido que llamar a mi madre porque llevaba dos horas berreando y no me hacía con ella. El caso es que cuando ha querido llegar a casa, la peque se había dormido. Rendidita ha caído. Pero bueno, se ha quedado con ella y he podido comer. Y siempre es igual, sigue el mismo patrón que la tuya!

    Nada, pues nos queda pasarlo.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paciencia, paciencia... no queda otra. Por lo menos tengo el blog para desahogarme un poco... jejeje! Cuando tenemos el día tonto es imposible pensar con claridad pero después de la tormenta siempre llega la calma. Yo recurro a los paseos o a tranquilizarme primero y luego cogerla para no pasarle el mal rollo. Pero hay días que cuando llega mi marido necesito un break por que si no termino fatal.
      Malditas tardes... un besote!

      Eliminar

¿Qué ópinas? ¡Anímate a comentar!