jueves, 28 de abril de 2016

Mis costuras: Saquito térmico.

Madres del mundo recientes (y las que no lo sean, también ¿eh?) hoy quiero movilizaros a todas para que os animéis con este tutorial de mis costuras que también puede ser un DIY. 

¿Te duele la espalda de coger en brazos a tu polluel@? ¿Notas un hormigueo constante que te sube desde el omoplato izquierdo hasta la nuca? ¿Tienes los tendones del cuello mas tensos que las cuerdas de una guitarra? Traigo la solución a tus problemas: (quizá exagero, recordad mis orígenes andaluces) UN SAQUITO TERMICO.

El saquito térmico con semillas sirve para aliviar las molestias en la espalda aplicando calor o frio en la zona afectada. Ois, como me ha quedado de pedante este párrafo. 



Para hacer el saquito (que es súper fácil) necesitamos: 

○ Tela resistente o dura para meter las semillas (yo utilicé un mantel viejo) cortada en 60 × 18 cm.
○ Tela con estampado bonito cortado en la misma medida.
○ Semillas: En mi caso garbanzos y arroz, (que es lo que tenía a mano)
○ Hierbas aromáticas: En mi caso Romero pero se puede hacer con hierba buena o menta...
○ Velcro
○ Hilo, tijeras, máquina de coser...



▪ Cortamos la tela dura, en 60 cm de largo y 18 de ancho. Yo lo he cortado así, para cubrir todo el cuello como si fuera una bufanda, pero puedes hacerlo como una pequeña almohada o un cojín. Mi truco es cortar la tela doblada sobre si misma para ahorrarnos la costura del fondo.
▪ Cosemos del revés, repasando varias veces para que no haya escapes. 

▪ Damos la vuelta, como un calcetin a la tela dura.

▪ Hacemos la misma operación con la tela estampada que va a ser la funda del saquito.



▪ Colocamos el velcro en la parte superior de la funda.
▪Haz pruebas hasta que veas que quedan a la misma altura.

▪  Una vez hechas las telas del saquito que van a contener las semillas, nos ponemos en una mesa con todo lo necesario: Embudo, semillas, romero... etc.

▪ Desacemos el romero (yo lo tenía natural) y lo mezclamos con las semillas en un plato.



▪ Metemos el embudo en el saquito azul y vamos echando poco a poco las semillas y las hierbas aromáticas tratando de que no se nos caigan por todas partes... (a mi no me pasó, ejem.)
▪ Cuando ya las hemos metido en el saquito hacemos una buena costura para asegurarnos de que no se salen las semillas.




Y en menos de un periquete nos hemos fabricado un saquito térmico para aliviar los dolores musculares mediante calor o frío.

Para aplicar calor, lo metemos un minuto y medio, en el microonas. El calor durará una media hora más o menos. Y para conseguir frio lo metemos media hora en el congelador. Esto viene muy bien si te has dado algún golpe. 



Estos saquitos, también sirven para calentar la cama en esas noches en las que ni la calefacción puesta durante el día, nos libra de la desagradable sensación de parecer que te estas metiendo en un iglú, en vez de en una cama. Yo lo he utilizado para calentar la cuna de la peque cuando era más pequeñita y rebajaba mucho sus llantos.

Y también para aliviar "un poco" los dolores de espalda, (que la tengo hecha un cisco, por cierto) pero aun así, no me he librado de tener que ir al fisio.




¿Te ha gustado la idea? ¿Te animas a fabricarte un saquito térmico?

4 comentarios:

  1. Me animo! A ver si enlazo post en breve con el resultado ^_^

    ResponderEliminar
  2. Genial! Es súper fácil y si tienes alguna duda ya sabes donde estoy! ;)

    ResponderEliminar
  3. Pues es una gran idea!!! Incluso para una torpe de la aguja como yo, parece fácil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si! Y para regalar también. Seguro que tebsale genial. Ya me contarás!

      Eliminar

¿Qué ópinas? ¡Anímate a comentar!