lunes, 25 de abril de 2016


Mi cositina... cuando te miro y te veo tan a gusto en mi pecho, me encantaría poder parar el tiempo y disfrutar eternamente de este momento.

Adoro cuando me necesitas y te acurrucas en mis brazos que se  convierten en los de mamá oso para proteger a su cría. Poco a poco cierras tus ojines y te dejas llevar al mundo de los sueños.
Noto tu respiración tranquila, de vez en cuando sonríes en sueños... ¿qué soñaras? Me gusta pensar que es conmigo. Que sueñas con mis abrazos, mis canciones o mis besos...

Me pasaría horas oliendo tu suave cabecita y mirando como duermes. Cuando nos enteramos papá y yo de que ibas a llegar a este mundo, me imaginaba todo el tiempo, esta escena que ahora tengo delante de mí: Yo sentada y tu tumbada sobre mí. Mis labios llegan a besarte y acariciarte tu cabecita mientras duermes plácidamente. Me siento afortunada por poder disfrutarte tan plenamente.

Al principio fue duro. Llorabas a todas horas y no conseguía calmarte pero eso ha cambiado. Ahora cuando te enfadas, te sostengo entre mis brazos y me inclino sobre ti dándote besitos y susurrándote  a oído, que no pasa nada, que estás con mamá. Parece que te gusta porque en seguida dejas de llorar y comienzas a hacer unos ruidillos, como de estar muy a gusto. Con mamá nada malo puede pasarte.

Mi amorcete, ni en mis mejores sueños te hubiese imaginado tan bonita. Eres preciosa. Suave, blandita y rechonchita. Y hueles fenomenal. Como me gustaría poder guardar en mi memoria estas sensaciones para el resto de mi existencia... siempre me quedarán estas palabras para poder evocar los recuerdos, cuando me entre nostalgia de ti en este momento tan especial, que ahora estoy viviendo.

Ya es tarde... te tengo en mis brazos y me cuesta dejarte en tu cuna. Un beso más, una caricia más, me digo y luego a dormir... vuelvo a mirarte e intento gravar en mi memoria el amor tan grande que siento, cuando te achucho. Me quedan las fotos, los videos y estas líneas que recordarán como eras de bebé... pero aun así echaré de menos tenerte entre mis brazos de esta forma tan mía, tan nuestra.

Te quiero más que a mi vida. Haría lo que fuera por hacerte feliz. Espero que a través de mis abrazos, besos, caricias y cuidados estés sintiendo lo muchísimo que te quiero.


Gracias por aparecer. Gracias por ser mi bebé. Tu mamá.

8 comentarios:

  1. Un texto precioso que algún día, no solo te servirá de recuerdo a ti, si no que lo leerá tu peque y se sentirá llena de amor y orgullo hacia ti.
    MUAS!

    ResponderEliminar
  2. Gracias!con esa intención lo hago... espero que cuando lo lea le guste :)

    ResponderEliminar
  3. Hermoso, muchas Bendiciones. Los hijos hacen que fluya un sentimiento y unas ganas de escribir cosas tan lindas. Saludos y feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad. Amor a flor de piel. Y eso que dudaba tanto sobre mi amor maternal... gracias por tu comentario.

      Eliminar
  4. Que bonito. A ella le encantará leerlo. ¿ A que ni en tus mejores sueños pensabas sentirte así? Un besazo

    ResponderEliminar
  5. Pues no. Es lo mejor... ahora esta en su hamaca jugando y me la comería a besos todo el rato!! Jajaja!

    ResponderEliminar
  6. Siento lo mismo cada día que pasa :).

    Y que bien huele! ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mmm... huele a pan recién hecho!a todas las cosas maravillosas!menudas mamás moñas estamos hechas!jajaja!

      Eliminar

¿Qué ópinas? ¡Anímate a comentar!