jueves, 31 de marzo de 2016

Pues... tengo un bebé llorón.

He llegado a está conclusión después de probar de todo para que mi peque esté contenta. 

Todo le molesta y después de todo el día sola con ella, término en un estado de nervios que cualquier día voy a terminar llamando al primer psiquiátrico que me pille cerca para que me encierren y me den unas descargas eléctricas.

A lo mejor exagero un pelín… pero no.

Ya he contado alguna vez que llora mucho cuando tiene hambre. Llora mucho. No exagero. Llora tanto que parece que le duele algo. Vale, que si, que es un bebé y solo tiene esa forma de comunicarse conmigo pero hay veces que pienso que me van a explotar los oídos con su llanto. Da igual que corra como una loca a prepararle el biberón, da igual que observe con lupa todos sus movimientos para detectar cual de ellos es el que precede a que se ponga como Chuky, el muñeco diabólico y así adelantarme a ese estado. Da igual, si mientras me afano en prepararle la leche le bailo danzas imposibles para distraerla. No funciona nada para calmarla. Bueno si, enchufarle el biberón lo antes posible. 

Tampoco le gusta que la tenga en brazos. Si. Mi propio bebé rechaza estar en mi regazo cuando intento consolarla. Podrías pensar que estoy muy nerviosa y que es mejor que la coja su padre en ese momento de estrés. Pero no. Tampoco quiere estar con él. 
Nos pega con sus puñitos y nos da cabezazos. Por que si. Por que le apetece. Aunque tenga casi dos meses y medio, la tía parece un pequeño boxeador y yo soy su puching ball particular. 
Mi peque es un cruce de Poli Díaz y Maradona en versión bebé. Que tierno. ¿A qué si?

Por no contar las que me lía en el baño. Bueno, a su padre, por que se encarga él de esta tarea. No por nada, es su momento de "relax" después de un largo día de trabajo. Preparamos el escenario a conciencia para evitar los menos llantos posibles: que si el calentador  (que por cierto es un mojón. La resistencia salta a los 10 segundos de encenderlo…) que si el agüita a 37 grados, la ropita… lo normal vamos.
Procedemos a meter su mini culo a remojo y parece que todo está a su gusto hasta que de repente decide ponerse a llorar como si la estuviésemos metiendo en una bañera llena de pinchos. En estos dos meses y pico no ha habido ni una sola vez que no llorase en la hora del baño. Ni poniendo música de chorritos de agua chocando contra el suelo, ni cantándole cualquier cosa que se me pase por el cerebro, ni susurrándole cosas bonitas. No le gusta y punto. 

Aun no he podido darle uno de esos masajes que dicen que les relajan. (¡JA!) Lo he intentado y lo que obtengo son patadas voladoras y manotazos al aire con el consiguiente llanto.

A la hora de vestirla también se enfada. La intento meter una de las mangas en su bracito… pues nada, ella lo encoge con una fuerza descomunal. Ponerla un simple body me recuerda a una escena del increible Hulk, pero al revés.
Luego la pongo en el fular y empieza a emitir unos gruñidos mas típicos de un Rottweiler furioso. Para que se tranquilice tengo que moverme si no empieza a querer sacar su cabeza para salir. Ahi me ves, en la cola del Super, con el baile de San Vito para que la cria deje de refunfuñar.

Generalmente siempre tiene el gesto de “¡Déjame en paz!” o de “Pida cita para hablar conmigo”. Yo me desvivo por tenerla contenta. Intento no agobiarla, dejarla su espacio pero cuando la dejo en su hamaca o mantita de juegos ¡También se desespera! ¿¿Alguien lo entiende?? 

Fíjate, que ayer en una de esas horas nocturnas en las que estoy tan alterada que sigo oyendo sus gritos en mi cerebro sin que los este emitiendo, pasaba por mi cabeza la idea de que no se está adaptando bien su nueva vida. En la tripa lo tenía todo a su gusto: la temperatura ideal, bufé libre de comida, dormía cuando se le antojaba… y ahora mi delicadeza y cuidados no sirven de nada por eso mismo. Por que echa de menos estar en ese otro mundo. ¿Tiene algo de lógica?

Lo siento, siento mucho decir esto pero tengo ganas de que crezca. De que tenga un par de mesecillos más. Me da igual no dormir y parecer un mapache al día siguiente. Solo quiero que el día lo pasemos lo mejor posible. Ya no digo que todo sea perfecto (¡que no lo va ser!) Pero me conformo con descubrir que puñetas quiere para hacerla feliz. (Soy consciente de que probablemente me arrepienta de estas palabras más adelante...)

¡Paciencia! Todo llega. Me digo a mi misma como un mantra día tras día. Pero ¡por dios! que llegue ya ese momento que parezco la hermana gemela de Samara Morgan. ¿Qué no sabes quien es?
Photo credit: <a href="https://www.flickr.com/photos/a_valentine/9594994398/">a_Valentine</a> via <a href="http://foter.com/">Foter.com</a> / <a href="http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/2.0/">CC BY-NC-ND</a>
Esta soy yo pensando si meterme en el pozo y no salir de ahí.
Por lo menos de vez en cuando le arranco una sonrisa y… en ese micro segundo todo merece la pena.

Y tú ¿Tienes un bebé llorón? O ¿Es fácil satisfacer sus necesidades? 

10 comentarios:

  1. Aixxx, como te entiendo. Aún hoy, con casi dos meses, la peque si va en el carro no puedes parar ni en un semáforo, si no te la lía parda.
    Cuando era tan pequeñita como tu churumbela, Carlota solo lloraba, comía y dormía y sí, generalmente por ese orden y es que no entendía porque lloraba tanto, hasta que me hablaron de las crisis de crecimiento y ahí empecé a entender cosillas. Yo también quise que creciera algo más y ahora me tiro de los pelos, porque en tres meses cumple dos años!! :O :O
    Solo puedo decirte, ánimos y paciencia.

    MUAS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jope, pues leerte si me da animos eh? pensé que la loca era yo!como mi circulo solo la ve durmiendo placidamente, no se creen su verdadera naturaleza. La de ser un gremlin a todas horas.
      Yo tambien oi hablar de las dichosas crisis de crecimiento, pero...¡ es que esta niña tiene una crisis continua! ayer fue increible, menos mal que ya se manejar mi animo y no me altero. Aunque llegadas las 8 de la tarde casi salgo corriendo...uf uf!
      a esos de las 11:00 de la noche cuando ya solo habia silencio, le pregunte a mi marido en la cama...¿y si mas adelante es igual?! no supo contestar. Y le entiendo... en fin!
      Espero que los 2 años de Carlota sean los mas llevaderos posibles, ya te iré leyendo! un besazo y gracias!

      Eliminar
  2. Tu lo has dicho y la adoslescencia es horriblr jejeje, te lo digo por experiencia. Julia ha sido muy muy llorona. Ahkra esta mejor pero porque tambien lleva mejor los gases ( supongo que seria eso) y las crisis de crecimiento tambien las hemos pasado, aunque nos queda alguna
    El vestirla despues de la ducha es horrible y cuando el coche para en un semaforo no te digo nada... El pobre de mi Fran se pone loco con el gogogogogov que le dice jejeje. En fin hay que pasarlo y es deseperante verdad? Mi madre a veces me dice que le pasa? Y cuando estoy hartica de escucharla llorar le digo preguntaselo tu.... Aisss. Un beso y santa paciencia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf...que futuro me espera!jajaja! Pobre Fran con su hermana tiene que alucinar el chiquillo! A nosotros nos pasa lo mismo con los semaforos, se pone hecha una fiera queriendo salirse de la silla con sus casi 3 mesecillos... a este paso no hago carrera de ella. Esta tarde estaba igual... pero ya me lo tomo con humor y leyendo vuestros comentarios me animo muchisimo! NO ESTOY SOLA! :) besos!

      Eliminar
  3. Te entiendo perfectamente y comprendo muy bien ese sentimiento de agotamiento cuando llevas todo el día oyendo sus protestas. Yo no considero que tenga un bebé llorón pero sí uno muy impaciente. Todo tiene que ser YA: la comida, el sueño, ese juguete que le ha entrado por el ojo... y si no lo consigue ahí que te ganas la protesta en forma de lloro. Ante eso no te queda otra que paciencia porque siendo tan pequeños no entienden de esperas (no sé dónde leí que no son conscientes del tiempo, para ellos es lo mismo un segundo que una hora).
    Lo bueno, y es ahí donde te lanzo el rayo de esperanza, es que a medida que crecen van gestionando mejor sus emociones. Al menos en mi caso (6 meses y medio) ya no hay tanta desesperación cuando le entra el hambre, es capaz de despertarse y si te ve no echarse a gritar como loco y en fin, que hasta empieza a ser capaz de entretenerse un ratito solo y gestionar sus juegos sin necesidad de que estés pendiente de alcanzarle todo lo que te pide (esto también es porque ya se da la vuelta y empieza a tener algo de movilidad).

    Tranquila que todo pasa. Aunque ahora no veas luz al final del túnel ;-)

    ResponderEliminar
  4. Joe, no tenía ni idea de la percepción del tiempo en los bebés. Mira otra cosa que me llevo para meditar cuando la granujilla se duerma... suena mal, pero que ganas de que tenga unos mesecillos más y ya se entretenga con sus cosillas... no es que me la quiera quitar de encima! Es que ella va por libre. Solo "me quiere" a veces. Me la imagino en su trona haciendo monerias y sobretodo sin llorar siempre.
    Por lo menos me desahogo un poco escribiendo :) Pacieeeencia! No queda otra! Besos!!!

    ResponderEliminar
  5. Yo con Habi tengo bastante suerte y es que llora más bien poco. Eso si, cuando llora, lo hace con ganas y da mucha pena. Ayer por la noche tuvimos una... ay, que angustia solo de recordarlo. Le dolía tanto la tripa que lloraba con lágrimas, ya no solo con gritos U_U. Al final el Mozo logró que hiciera caca pero ya no había forma de consolarla. Creo que acabó cayendo de agotamiento la pobrecita mía :(.

    Tranquila, en la medida de lo posible, porque son etapas que acabarán pasando.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobrecilla. Que mal se pasa cuando los ves sufrir. A mi lo que me da super pena es cuando hace pucheritos. No cuando llora a grito pelao... cuando hace pucheritos se me parte el corazón.
      La mia muchas veces acaba rota de tanto llorar. Pobres! Un abrazo!

      Eliminar
  6. Vaya.... he llegado de "rebote" a tu blog (sigo mucho a mamífera) y no veas lo identificada que me siento, en ocasiones no se si me va a dar un fallo orgánico, mental, temporal, espacial... no sé pero algo me va a dar, ajjaj. Con un mes, el tema es que despues de enterder los llantos, pasó a un siguiente escalón: llorar por algo nuevo: los gases, ahora si que la hemos liado parda, como distingo los llantos de cólicos (se pone rojo morado y de todos los colores para tirarse un pedete) de los llantos de hambre, porque además el pescao intercala ambas cosas, es capaz de llorar por ambas y comer mientras, así que tengo el pecho arañado, ultrajado, el pezon escachado, pinzado, pellizcado.. vamos que caracter no le falta, eso si.... cuando le has dado de comer y se ha tirado unos 50 pedos.. llega la calma, hasta la siguiente toma o pedo atravesado... hay paz, eso si.... siempre que consiga sacar los "malos y olorosos aires" o consiga lo que quiere en su idioma. Tranquila porque he pensado lo mismo, exactamente lo mismo: "cuando va a crecer para dejar de averiguar cual bruja averia con bola de cristal, lo que le ocurre"... ains. Me encanta tu blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo primero... no sé quien es Mamífera!!seguro que la sigo pero ahora mismo ni caigo!!:( a ver si me dices que blog es por que `por su nick no la conozco. Lo segundo gracias por tu comentario!malditos y asquerosos gases... la mia ya parece que lo ha superado pero no veas si han dado por saco!Jope tienes un bebé que hace de todo a la vez!enhorabuena jajajaja! ya desde tan pequeñin y toca todos los palos! ains! pensé que era la unica a la que le pasaba esto, pero ya veo que no. A veces leo por ahi que todo es perfecto y digo ¿seré yo la loca que se queja por todo? menos mal que puedo deshaogarme bien agusto por aqui. Mucho animo, no me ha dicho cuanto tiempo tiene tu criatura, pero espero que pase pronto esta etapa tan dura, para ellos y sobretodo para nosotras! un beso y gracias!!!

      Eliminar

¿Qué ópinas? ¡Anímate a comentar!