jueves, 17 de marzo de 2016

Transformaciones odiosas

La madre de marido ha mutado a un ser que no reconozco.


Desde que conocí a mi marido (este año hace 10 años de tal acontecimiento) los padres de él han formado parte de mi vida activamente. Cosas que no he hecho con mi familia las he hecho con ellos y siempre me han hecho sentir como si fuera una más. Esto ha sido de agradecer ya que la relación con mi madre es casi nula. Es una laaarga historia que no sé si algún día contaré. No lo creo. Eso ya está superado. Aunque suene fuerte me he acostumbrado a vivir sin ella (y sin mucha gente). Como digo siempre, soy como Juan palomo: yo me lo guiso, yo me lo como.

En fin, hoy quiero hablar de la metamorfosis de mi suegra desde que nació la peque. Mi marido y yo vivimos en una ciudad distinta a la de mis suegros. Nuestra “rutina” antes de nacer la peque era subir a verlos un par de veces al mes o quizá alguna más si había algún cumple o comida especial.
Me encantaba subir a verlos y comer juntos. Mi suegra siempre me ha parecido una mujer muy generosa con sus hijos (conmigo también) y muy divertida. Ha pasado malas rachas y a veces ha estado un poco depre, pero siempre la he visto contenta y positiva ante algunas adversidades. Me llevo bien con ella teniendo en cuenta lo rancia que soy con la gente en general. Tenemos una buena relación.

El caso es que desde que apareció en escena nuestra pequeñuela subir a verlos ya no me apetece tanto.
¿Qué por que? Por que mi suegra ha mutado en un ser desconocido para mi,  hasta ahora.
Se ha convertido en una señora  gritona, lanzadora de puyas, acaparadora y criticona.
Yo me pregunto ¿Hay necesidad de gritarle a la 
niña cuando la ves? “Mi chiiiiicaaaa, pero que guaaapa!!!” “Pero que boquita más preciooooosaaaaa”
Sé que la quieres mucho pero no por gritarla se lo vas a demostrar más y ¡No está sorda! (Gracias a Dios)
Vale, mi tía paterna también lo hace cuando la ve... (y aveces la zarandea O_o) Parece que es un gen que se incorpora en las personas mayores cuando ven un bebé.
¿Pensarán que los bebés nacen sin timpanos? Mi no entender.
“No me conocerá después de taaaantoooo tieeeeempoooo”
Primera puya que ofende: ¿Eso va por mi? ¿Tengo yo la culpa de vivir en otra ciudad? Necesito hacer otras cosas aparte de hacer o recibir visitas… gracias por pensar solo en ti.
Segunda puya que ofende mucho más: “ayyy pobrecitaaa! ¡Pero si lo que quería era comer! La pobre estaría pensando ‘¡que no quiero dormir con vosotros que quiero comer! Que me estáis matando de haambreee ‘”
Vale. Bastante mal me siento con el tema de la lactancia para que encima me lances la puya de que fui una cabezota por querer intentarlo. ¡Que solo fueron 15 días! ¿Que te crees que me gusto la experiencia? A la pobre ni le dio tiempo a saborear la leche… 
Esta puya la lanzan entre mi cuñada y mi suegra. Es un frase recurrente en ellas, parece que les hace gracia por que cada vez que subimos me la sueltan a discreción con la consiguiente cara de pitbull que les pongo… ¡ahí, metiendo el dedo en la yaga!
Mi suegra no cogió a la niña hasta hace un par de semanas, le daba miedo. He de decir que la animé para que perdiera el temor y la ultima vez que subimos se lo debió de tomar en serio por que ¡No soltaba a la niña! Bueno en este tema tengo que decir que mi suegro es peor que ella… llegó un momento en el que había que irse a casa e iba a apañar a la peque. Le digo “venga que te ayudo” como dando a entender de buenas maneras que era hora de levantar campamento y me suelta “¡no! Deja, tú la puedes coger todo el tiempo que quieras” me quede con cara de pasta de boniato y volví a mi sitio con la cabeza gacha hasta que Fer decidió que nos íbamos… sintiéndome un poco mierder.
No me molesta que la cojan pero si el domingo entero mi suegra se lo pasa criticando cualquier movimiento que emprendo con la pequeñuela, pues oye, una termina hasta las narices, como poco.
La mutación ha ido in crescendo. Puyita por aquí, acaparamiento por allá… pero lo del ultimo domingo fue apoteósico.

“¡mira, mira como se duerme! Es que vosotros no la sabéis calmar” ¿Quieres decir que soy un mojón como madre? ¡Qué maja! encima para ayudar, la jodia niña tiene el don de dormirse en brazos de cualquiera menos conmigo...

“Pero ¿así le dais el biberón?” Pues si, ¿lo quieres hacer tú?

“Elisa dile a tus padres que se vayan sin ti, que te quedas una semana con nosotros “ ¡si hombre que te lo has creído! ¡Pero que casi acabo de parir! ¿Hubieses dejado a tu bebé de dos meses a cargo de tu suegra? ¿Coño que piensas que soy de piedra?

“¡Bueno este verano nos iremos de vacaciones todos ¿no?”

¡¡¡¿Peeeeeeerdooooonaaaaa?!!! Por ahí si que no paso. Y menos mal que maridin esta de acuerdo. Aunque con lo poco determinante que es a veces en sus palabras, miedo me da que no terminemos como La Gran Familia, buscando a Chencho en las playas de cualquier población española.

Lo siento pero no. Si no quieres que terminemos mal, no des nada por hecho. Al menos pregunta si me parece bien ¿no? Digo yo...
Ese domingo me fui de su casa con la sensación de ser un cero a la izquierda. De no servir pa’ na’. De ser un mero tramite para traer a su nieta al mundo. Y desde entonces ya no quiero subir.

No quiero volver a oír que lo estoy haciendo mal.
Pero claro, obviamente no puedo evitarlo. Así que mi nueva modalidad de madre cuando visite su casa  va a ser meterme en mi caracola cual ermitaño y pasar de todo. No sé si lo conseguiré.

No me esperaba que mi suegra  se volviera así de “loca” con la llegada de la peque a nuestras vidas.  La verdad es que pensaba que tendría más apoyo por su parte y reforzaría mi manera de hacer las cosas con la peque en vez de tirar por tierra mis acciones.

Aunque tengo mucho genio no me da para enfrentarme a ellos. Sobretodo por que no me desenvuelvo bien en los conflictos. Les contestaría cualquier burrada que se me ocurriera en ese momento y eso lo complicaría todo. Bastante tengo ya… así que ajo y agua me toca. 

Veremos a ver como evoluciona el tema.

Y ¿Tu suegra? ¿Ha mutado en un ser desconocido para ti? ¿o ya venía así de serie? ¿Qué lindezas han tenido que oír tus orejas desde que eres madre? ¿Contestas a los desagravios o por el contrario te callas?


6 comentarios:

  1. La mia tambien muto. De invitarnos a comer una vez al mes como mucho a querer que fuesemos cada domingo, lo corté de lleno. A cuestionar mi lactancia y darle manzanilla a escondidas aprovechando que lo dejaba para hacer algo. Cuando vio que yo iba a hacer lo que quisiera se calmo. No hay mejor metodo que hacer lo que te de la gana sin cuestionarla. Yo siempre callada, incluso cuando soltaba la perla de que no la querian porque no la veian. Pero vamos que no la veian porque no le daba la gana a ella porque vivimos en el mismo pueblo. Sus comentarios me repatean pero he aprendido a no escucharla jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uuuf!lo de darle manzanilla sin que no estes... por ser abuela no significa que tengan derecho hacer lo que quieran con el bebé. Por lo menos pregunta a la madre, digo yo. Ay amiga!tengo que ser como tú. Me tiene que resbalar, pero es dificil. Temo la semana santa!

      Eliminar
  2. aixx, las suegras... yo tengo suerte. Lo que dice la mía es poco y lo poco que suelta me resbala y si algo me hace daño, se lo suelto a mi marido para que hable con ella y no se repita. Por suerte, como es abuela de otro niño al que adora y es el mejor, el más grande, el más guapo y el más todo, poco tengo que decir de la mía. Sinceramente le gusta estar con ella, jugar,... peeero, cuando no está su otro nieto. Mi suegro es un amor, no se mete en nada, se amolda a todo y nunca dice nada que no debiera.
    Sabes quién es la persona que mutó y se volvió insoportable? la que suelta puyas y le hago callar a la de ya? La que ahora para hacer ciertas cosas me pide permiso porque sabe que le puede caer la de San Quintín si no lo hace? Mi madre.
    Sí, mi madre. Ese ser que debería estar a mi lado, apoyándome, me ha estado cuestionando mi maternidad desde el mismo momento que nació mi hija y por suerte le he ido demostrando que no tiene razón y que como ella hizo en su día conmigo, siguiendo el instinto ya no hay más que hablar.
    Mi suegra, como mucho me dice: aún con la teta?? mi cuñada: la teta es solo agua, le daréis algo más?
    Mi suegra: me la llevaré de vacaciones, verdad? mi respuesta: no. Hasta que ella misma no pida ir con vosotros la peque se queda con sus padres. Así que no te preocupes, te llevas al grande y mejor.
    Mi madre es la de las puyas, las de hacer esto o lo otro. La de la estás malcriando. La de estás haciendo mal porque duerme en tu cama, la que luego recula y dice: ah! pues es verdad. Pero sobre todo es la que termina peleando conmigo día a día por la educación de mi hija. Y mi padre... mi padre es el que le recuerda que soy su madre, el que recuerda que si me enfada siempre habrá consecuencias. Y las consecuencias es: llega el finde y te llaman: venís a comer?? si estoy de buenas con mi madre, sí, vamos. Aunque estemos genial en el sofá y no nos apetezca. Estoy de malas, no. Ya te veo el lunes y porque no hay más remedio.
    Así que solo te digo esto: paciencia. Y si en algún momento se te hinchan las narices, sea tu suegra, cuñada o quien sea, no te calles!!!! contesta y deja claro que madre solo eres tu y que haces lo que crees mejor y que esas puyas se las guarde para sí.
    MUAS!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay nada peor que gente de tu propia familia y más siendo tu propia madre cuestione la forma que tienes de criar a tu hija. Mi suegra es una persona importante para mi y por eso me duele que se comporte de esa manera tan... dura.
      Yo lo hablo con mi marido pero aunque sabe que tengo razón está entre la espada y la pared. Aun asi el ultimo finde les contestó a las puyas que lanzaban, a ver si les va quedando claro que los padres somos nosotros.
      Espero que no se me lleguen a hinchar las narices, espero no llegar a ese punto pero bsrrunto que coml sigamos así hara roces y grandes. Muchos besos!

      Eliminar
  3. Ay, el mundo de la familia! Yo entro en modo zen, sinceramente porque considero que muchas de estas cosas se deben:

    1. Frases hechas: creo que toda persona se dirige a los niños con esas frases
    2. Prejuicios: en el caso de tu suegra y tu cuñada, hacia la lactancia materna. Lo intentaste y eso te hace una gran madre y cuando decidiste pasarte al biberón se que te dolió y eso te hace también una gran madre. Pero la gente no ve eso, ve cabezonería y lo critican haciendo como que no. Te lo digo porque al novio de mi madre le pasó con su segundo nieto y su nuera solo que era prudente y no se lo decía a ella. Me lo decía a mi muy ofendido y cabreado porque 'le iban a matar al nieto'. Pero en el fondo no era más que desconocimiento y preocupación.

    Así que ahora yo, cuando voy a casa de mi suegra o de mis padres, entro en modo zen y luego critico con las amigas xDDD. Mi suegra está preocupadísima con el frío y con lo poco que abrigo a la Habichuela. También me la quita de las manos y no la suelta (mi suegro apenas la ha podido tocar). Mis padres me cuestionan porque no uso chupete o qué haré cuando Habi pese y no pueda portearla... Bueno, lo importante es ver el amor que le profesan a la Habichuela. Al menos yo me quedo tranquila porque se que no le va a faltar gente que la quiera :).

    Ya verás como en unos meses se normaliza la situación, sobretodo si, como dices, es una gente a la que aprecias y que te aprecia.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario...en fin espero que dejen de decir lo de la teta, deberían ponerse en mi lugar... es día que mi cuñada sea madre se dará cuenta de tantas cosas!Ains!
      Voy a ser Zen como dices, lo voy a intentar.
      ¿Por que hacen eso de quitarte de las manos al bebé? Madre mia...¿por que se vuelven locas? Es como si voy a su casa y empiezo a criticar su manera de cocinar su manera de poner los muebles! Así de la noche a la mañana empiezo a ser una petardaa Ojala se normalice pronto pero me da a mi que les va a costar. Un abrazo!

      Eliminar

¿Qué ópinas? ¡Anímate a comentar!