lunes, 14 de marzo de 2016

El temido momento de las vacunas...

El 10 de marzo teníamos cita con la enfermera y la pediatra para la revisión de los 2 meses.

Amanecí ese día con temor por que la iban a poner las mil y una vacunas que le tocaban.

La peque no se quejó ni lloro en ninguno de los pinchazos que le pusieron en el hospital cuando nació. Ni la vacuna de la Hepatitis B ni la prueba del talón ni pincharle 3 o 4 veces por una hipoglucemia hicieron a mi pequeñina, sollozar de dolor. ¿Sería igual con las tropecientas vacunas que le administrarían ese día? Algo me decía que no.

Yo que soy de natural exagerada (mis abuelos eran de Jaén) me venían a la mente imágenes desgarradoras de mi niña con los brazos en cruz sujetada por 4 enfermeras y siendo sometida a la tortura pincheril mientras la miraba con lagrimas en los ojos, impotente por no poder evitar su sufrimiento. ¿He dicho ya que soy exagerada?

En fin, con ese ánimo apocalíptico iba yo a la consulta de la enfermera...

Antes de nada, tengo que decir que mi pequeñina no es de llorar si no tiene un buen motivo, de hecho ha arrancado a llorar fuerte hace unas pocas semanas, antes eran sonidos angelicales comparado con lo de ahora... parece que sus pulmones ya están al 100 % y lo da todo cuando expresa sus sentimientos. ¡Oye! Me parece bien, es su manera de decir "mamáaaaaaa tengo hambreeee" "mamáaaaa, no me dejes solaaaaaaa"
Si no llorarse me asustaría. Aunque como me asusto por todo... Me asusto por que sonríe poco, me asusto cuando come mucho, me asusto por lo contrario, no quiero ser una mamá miedica que no deja a su hija experimentar pero es que ¡No puedo evitarlo!

Al lio que me enrollo, primero fuimos a la farmacia (un poco antes de la cita) a coger la vacuna Rotateq que ya había pagado unos días antes y me la tenían guardada en la nevera. Dicha vacuna no esta financiada por la Seguridad Social, cuesta la friolera de 70 eureles (cada dosis) y la susodicha, en resumidas cuentas, es para evitar que si el bebé tiene diarrea que no vaya a más y se complique el asunto.
La vacuna, según la enfermera, aguanta unas dos horas en buenas condiciones, fuera de la nevera de la farmacia.

Pues con esas nos fuimos para la consulta y aunque la sala de espera estaba hasta arriba entramos enseguida.
La enfermera que nos atendió era otra a la habitual pero igual de maja. La verdad es que después de la semana de mierda que llevaba ponerle las vacunas iba a ser el culmen... y ella me tranquilizó en todo momento. Me explicó que siempre que vaya a las revisiones tengo que ir primero a su consulta y después vendría la pediatra a vernos.
Le conté todas las dudas que tenía: los gases habían empeorado y el Blevit Digest ya no funcionaba. La enfermera me dijo que probase con Colimil. También le comenté el tema de las tomas. Le comenté que cuando descansábamos para echar los gasecillos la peque ya no quería ni oler la leche. Me dijo "pues no querrá más ¿no?" "Pero… es que hace gestos de que si quiere más..." (mirada ojos de gato de Shreck) "A ver, si saca la lengua y hace ascos es que no quiere más" y yo... "vale, me queda claro"

Resuelta esa duda, la enfermera-maja se dispone hacer el examen físico: pesa a mi pequeñuela y el resultado es 4,800 kg (mmm... la báscula de la farmacia me decía otra cosa) su perímetro craneal es 38 cm, y su talla 55 cm. Corriendo la enfermera hace cálculos y me tranquiliza diciéndome que mi peque esta perfecta dentro del percentil 50. Vale genial, pero las matemáticas se me atragantaron desde antes de nacer y no tengo ni idea de que puñetas habla, con lo cual me quedo con que ve a la niña bien y sin más recomendaciones llama a la pediatra para que vea sus reflejos.

La pone boca abajo y espera a que levante la cabeza, la peque no esta muy por la labor y tenemos que jalearla para que mire hacia arriba... después de un ratillo lo consigue pero la pediatra me manda tenerla en esa posición un ratito todos los días... (me vuelvo a asustar...) el resto de los reflejos van bien.
Los resultados de la ecografía de cadera fueron buenos, no hay riesgo de displasia así que ¡BIEN!

Pues nada todo va bien, la niña hace caca todos los días, come bien y sube de peso. Todo en orden. (De momento)

Volvemos a quedarnos solas la enfermera, la peque y yo.
Mi niña ajena a los males a los que la íbamos a someter, estaba tan inocente. Con su mirada, lo observa todo tranquilita. La enfermera me dice que el Rotateq (que se toma vía oral) se lo de yo, que si no me apaño me ayuda. No hizo falta. La peque puso cara de "¿Qué mierdas me está dando mi madre ahora?" pero como se lo vendí con palabras dulces se lo bebió sin problema. Bendita inocencia. La verdad es que con la de problemas que me estaba dando en las tomas pensé que darle la vacuna iba a ser una odisea, pero esta niña es impredecible...
Lo siguiente fue ponerla en la camilla. La enfermera me dijo que le hablase y que le cogiera su cabecita. Me puse con concentración a la tarea y pasé de mirar como la pinchaban. El primer pinchazo mi bebé puso cara de susto y luego lloró... un sollozo que me partió el alma. Mi niña...
Totalmente diferente a otro tipo de llanto que le había oído hasta ahora, este fue desgarrador, horrible.
No cesé en decirle cosas bonitas, en calmar su dolor con mis torpes palabras... los dos pinchazos restantes fueron rápidos.
Y en seguida, me dieron la receta del paracetamol para dárselo si la fiebre llegaba a 38 grados.

Nos fuimos a casa. Yo seguía sobrecogida, pero mi niña ya estaba más tranquila.
La tarde la pasó llorosa y mimosa. La tuve todo el tiempo entre mis brazos y conseguí calmarla.
No tuvimos que utilizar el paracetamol para la fiebre, ni tampoco le dio reacción ninguna de las vacunas. Durmió bien esa noche y al día siguiente estaba como si nada.
¡Toda una campeona mi princesa!

La verdad es que me había hecho a la idea de que no iba a dormir nada esa noche... todo salio mejor de lo que esperaba.

Y tú ¿tienes miedo al momento de las primeras vacunas? ¿como te fue la primera vez que pincharón a tu polluel@?

5 comentarios:

  1. Ay que penita. Yo voy la semana proxima. A ver que tal va mi pequeña. Está muy bien 4.800. Y sobre lo de ponerla boca abajo es importante para que fortalezcan el cuello. Yo la pongo para jugar y que me busque. Poco a poco aprenderas a controlar los miedos. Ahora es lo mas normal del mundo. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que iba con un miedo tremendo a que le pasara algo pero viendo lo bien que salio todo y lo tranquila que estaba cuidando a la niña me sorprendí a mi misma!puedo hacerlo!jajaja!
      Todos los días juego con la peque y la pongo bocaabajo,es un poco vagurcia para levantar el cuello pero si que lo hace si.
      A ver que tal pequeña Julia!seguro que muy bien :) besos!

      Eliminar
  2. Aterrada es poco!! Y es que Habi la monta bien montada en el pediatra xD. Animalillo... Con los gases también estamos pasándolo bastante mal pero bueno, son cosas que pasan. En unos meses estarán estupendas, con el sistema digestivo mucho más maduro ^_^.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que ganas tengo de ver bien a mi niña. Estoy de los gases hasta ahi. Hoy lo hemos pasado fatal para expulsarlos a las 3 de la mañana. Estoy hecha polvo! :S

      Eliminar
    2. Tranquila, se acaban pasando... Yo estoy temiendo ya el momento... Se acerca nuestra hora feliz y se que va a mutar de niña cesto a niña del exorcista... :S

      Eliminar

¿Qué ópinas? ¡Anímate a comentar!