lunes, 29 de febrero de 2016

Segundo día en el hospital después de dar a luz.

Después del primer día en el hospital tras dar a luz esa noche la pasamos como pudimos.
La verdad es que yo estaba destrozada y reconozco que las pocas veces que dejamos a la peque en la cunita, cuando lloraba, ni la oía. Reconocer esto me da una vergüenza tremenda, pero es la realidad. Cuando mi marido me decía, "la niña está llorando" y no me había enterado, me sentía como una mierda, pero no podía evitarlo, es que no podía ni con mi alma.
Menos mal que Fer estaba conmigo en la habitación, por que la pobre Mochuela, se hubiese muerto de hambre. Él estuvo al tanto de ponérmela al pecho todo el tiempo, por que, directamente yo estaba invalida total.

Era mover algún músculo del cuerpo y ver a todo el elenco divino: Dios, Jesucristo y la Virgen María. En serio, no estoy exagerando, juro que la herida de la cesárea era el dolor más grande que había tenido jamás. Prefería mil contracciones a aquel dolor.
Cada vez que tenía que hacer pipí, me moría de miedo... sal de la cama, anda hasta el baño, vuelve, sube de nuevo a la cama... y sin marearte del esfuerzo. ¡¿Como iba a oír a la niña en ese estado?!
Pero claro, si no iba al baño, luego era peor, por que aquello se hinchaba y soltar lastre dolía aun más :$
Menos mal que el sangrado no era muy exagerado, por que me hubiese desmallado al hacer cualquier esfuerzo, fijo.
La verdad, es que no estaba notando que los calmantes hicieran efecto, de hecho mandé a mi marido a por un  Nolotil, a ver si se lo daban... y encima tardaron lo suyo en venir.

Tampoco era fácil recuperarse por que casi todo el tiempo la tenía al pecho y se me empezaron ha hacer grietas en el derecho, a causa de que no se enganchaba bien. El izquierdo, de momento iba bastante bien.

Por la noche casi no venían las enfermeras a vernos. A las 11 de la noche y luego a las 8 de la mañana.
Eché de menos mas "asesoramiento" en cuanto a lactancia materna y eso que es un hospital amigo de los niños... por la mañana si venían y te decían como engancharla, para mi, de una manera brusca: me cogían el pezón, lo apretaban con los dedos y se lo metían a la niña en la boca, con fuerza. "Que coja un buen trozo" "Pontela así, ponle la mano en el culo y la sujetas."
Todo muy tierno y amable...

Llegó el momento visita del terror.
- "¿Cómo esta?
- "bien..."
- "Ahora veremos como esta la herida, pero si todo va bien, mañana podríamos darle el alta. A ver como pasa el día de hoy y vemos"

Que sorpresa, pensaba que al ser cesárea estaría mas tiempo entre esas cuatro paredes, pero no. Mejor. Quería irme.
Me volvieron a tocar y lo aguanté como pude. Aguanté por que empezaba a sentirme muy incomoda en el hospital y tenía ganas de marcharme de allí.
La estancia, igual que todo lo que me estaba ocurriendo tampoco estaba siendo como esperaba. Desde luego que vaya problemón mental tenía.
Cada vez que entraba algún médico-matrona-enfermera, sentía que me hacían de menos y que molestaba allí. Como si no estuviese haciendo nada bien. Sobretodo las del turno de noche no eran nada agradables. Hubo un momento en que les pedí por favor que me ayudasen a enganchar a la niña al pecho por que no lo conseguía yo sola y la que vino fue súper borde conmigo... ¡Y luego te decían que si tenías algún problema con la lactancia que las avisara a cualquier hora! Para esa ayuda mejor dejarlo. Eran muy bruscas a la hora de hablarme cuando yo estaba de lo más sensible y necesitaba palabras de ánimo y más apoyo.
Por eso ese día, decidí que estaría mejor para pirarme de allí cuanto antes.
Me duché, andé por el pasillo, estuve más tiempo levantada y sobretodo cambié de actitud. Cuando vino una enfermera después de que vinieran las ginecólogas, le dije que podía quitarme la vía, que me encontraba mejor, la mujer se sorprendió y me pregunto si estaba segura le dije que segurísima. Así que me la quitó con gusto.
Las horas fueron pasando y como el día anterior habíamos llamado a mis familiares para decirles que por favor vinieran un día después, por que estaba bastante mal por la cesárea, esa tarde no me libraba de las visitas.
Fueron bastante respetuosos. Estuvieron un ratito y se fueron en seguida. Lo agradecí sobremanera,  a esas horas ya estaba bastante cansada.
Cenamos y a intentar pasar la última noche allí, lo mejor posible.

To be continued...

¿Te sentiste arropada por el equipo médico en tu estancia en el hospital? ¿Tienes buenas referencias del hospital en el que vas a dar a luz?



4 comentarios:

  1. Ay madre. ¡Que malo dar con gente con 0 empatía! Yo la verdad es que excepto con la peque, mis experiencias no han sido malas, aunque está última dí con unas cuantas muy poco simpáticas pero si ellas eran así peor era yo con ellas.
    La aptitud es muy importante. Yo siempre he intentado moverme pronto y que me vieran bien para irme a casa, aunque se que cuando duele, duele y está última para mi fue la peor con diferencia.
    Espero a leer el resto.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay cada un@ por ahí... aveces te tratan como si fueses ganado, que pena. La verdad que podía haber sido borde y no mostrarme tan vulnerable, pero siendo una primeriza de pies a cabeza y mi estado hormonal haciendo acto de presencia, no ayudó a que mostrara mi caracter habitual. Esta semana publicaré el final de la historia! Besos!

      Eliminar
  2. Yo si que me sentí bien con el personal de fin de semana. La del lunes era mas seca pero como ese día me dieron el alta pues me dio bastante igual. Eso si, reconozco que la enfermera que me ayudaba con el pecho era un poco como el Sombrerero Loco xD. Pero maja pese a todo. Y no te preocupes ni te sientas mal por no oír a la peque! Para eso esta tu marido, para hacer equipo contigo. A mi anoche me la estuvo cuidando el Mozo porque yo estaba ceporra total. Me la traía al pecho, la acunaba... y aprovecho para hacer colecho a traición!! >_<

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja!! Colecho a traición! Quiza cuando te encuentres mejor a lo mejor si que te apetece, quien sabe...:) afortunadamente me encuentro muuucho mejor y nada más hace una respiración más anormal ya estoy ahi con el ojo pegao a su cara :):) me alegro que tu estacia en el hospital fuera bueno,la experiencia es mejor si te tratan bien! Besos!

      Eliminar

¿Qué ópinas? ¡Anímate a comentar!