lunes, 8 de febrero de 2016


Fuiste una niña muy buena, ahí dentro. Tus pequeñas pataditas no eran ni eso. Te mostraste tímida en tus movimientos, como si no quisieses hacerme daño en ningún momento. Como si dijeras, "estoy aquí pero no quiero molestarte mami"

Tan sutil, tan delicada como una mariposa alzando su vuelo.

Solo a veces, y al final, necesitabas estirarte para encontrar una postura mejor, porque ya eras grande y sacabas un piececillo en el lado derecho de mi tripa.
Ese lado de la barriga fue tu sitio favorito. Y mover sigilosamente tu pequeña cabecita debajo de mis costillas, tu deporte preferido...

Cuando me comía algún dulce te meneabas un montón y también notabas cuando mamá estaba nerviosa.

Me gustaba tumbarme boca arriba, aunque los médicos me decían que era malo, porque te sientía aún más. Me gustaba poner mi mano encima de tu pie o tu cabeza y sentir como poco a poco cambiabas de posición. También, cuando papá te daba un besito y tú le respondías con una patada. Siempre le contestabas...

Cuando me sentaba muy erguida, notaba tu culete, en el bajo vientre, por que estabas sentada y ¡te tocabas la cabeza con los pies! Y también tenías mucho hipo. (Cómo ahora...) Después de que mamá comiese, ¡te entraba un hipo que era un no parar! Eso era porque ya casi estabas preparada para salir mi pequeñina y bien claro lo tenías tú, que te adelantaste dos semanas.

Me maravillaba solo de ver la barriga subir y bajar viendo cómo te "peleabas" contigo misma para encontrar esa postura que te resultara más cómoda y así pasar los últimos momentos dentro de mí, lo mejor posible.

Hoy y después de unas semanas sin saberte dentro de mi, tenía que dejar un recuerdo de todo lo que me hiciste sentir, barriga mía. Sin duda, has sido lo mejor de estar embarazada.
A pesar de que el último mes pesabas mucho y no me pudiese ni dar la vuelta en la cama... notarte dentro de mi ha sido la sensación más alucinante de mi vida.

Como no me gustan las despedidas, te diré hasta luego, por si algún día nos volvemos a ver, barriga mía.

4 comentarios:

  1. Me encanta! Yo he pasado 3 veces por ello y me da pena saber que no lo volveré a sentir!!! Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Es increible sentirlos dentro... ahora mismo no veo muy cerca otro embarazo, ( de hecho más bien lo veo leeejos,lejos) pero esa seria una de las cosas que mas ilusion me haria volver a sentir de nuevo. Un beso

      Eliminar
  2. Jo. La lagrimilla asomando... Dentro de muy poco me va a pasar como a vosotras y no se como será. No sentirla dentro. Que no se mueva. Poderme dar la vuelta! (Bueno, con la cesárea no se si podré darme la vuelta con facilidad pero me entendéis xD). Todavía no está aquí y ya estoy deseando tener una barriga otra vez. Que locura, ¿verdad?

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  3. Me he puesto moñas que le vamos hacer! :) ais! Lo de darte la vuelta, será chuguillo un tiempo, pero todo pasa. Quien sabe a lo mejor tu eres de recuperacióm rapida!
    Y si, locura total lo de estar pensando en otra barrigota... pero si lo has llevado fenomenal, se entiende! Besotes guapa!

    ResponderEliminar

¿Qué ópinas? ¡Anímate a comentar!