lunes, 22 de febrero de 2016

5 razones por las que no colecho.

Hace unos días leí un post del blog Principesa de Preslav que trataba este tema desde un punto de vista diferente a todo lo que he estado leyendo sobre colecho.
En dicha entrada se habla de si haces colecho por deseo o por necesidad, me pareció muy interesante y acertado todo lo que se trataba en el mismo y me hizo pensar en mis razones para no hacer colecho (por querencia propia), saltándome así, una de las “leyes” de la Crianza con Apego.

He de decir que hay noches en que a la Mochuela le cuesta conciliar el sueño después de su biberón o simplemente no quiere dormir. :,,,( Tengo que ponerla un rato a mi lado y cuando se queda profundamente dormida, meterla en su cunita. No siempre funciona y es totalmente entendible, si me pongo en su lugar, comprendo perfectamente que quiera estar conmigo  pero para mi es un problema. Puede resultar raro, egoista e insensible pero no quiero tener que dormir con la peque si no es absolutamente necesario. 

Por eso, a continuación expongo mis razones para no querer hacer colecho: 

Por miedo a aplastar a la Mochuela: Las primeras noches en casa, la peque lloraba mucho cuando la metíamos en su cuna. ¡Cómo no! ¡Es un bebé, necesita calor, contacto con la mami! (o con el papi) eso es lo que leía cada vez que me metía en San Google para buscar explicación a su llanto descontrolado. Dormí con ella algunas veces en nuestra cama, pero seguía sin sentirme a gusto. Me daba pánico aplastarla. Me cuesta mucho dormirme, pero cuando lo hago caigo inconsciente total y ya puede pasar un tren de mercancías pegado a mi oreja que yo no lo oigo. Ni si quiera el llanto de mi hija ha conseguido despertarme (a veces). Con este panorama, no quería, ni quiero arriesgarme a despertarme algún día con un disgusto.

Por dolor en la herida: Mochuelita nació con 46 cm de largo y cada vez que me la ponía pegada a mí en la cama, sus adorables piececitos me machacaban el costurón de la cesárea. Sé que no lo hacía conscientemente, por supuesto, pero el dolor cada vez que me rozaba ahí, era demasiado.

www.ihan.es
www.ihan.es
Porque la posición correcta no le gusta: la peque solo quiere dormir con la cara en mi pecho. Si la pones como marcan las pautas de un colecho seguro, tumbada boca arriba y yo de lado mirando hacia ella, se revuelve como si fuera la niña del exorcista, echándole agua bendita y llora más, si cabe. Hasta que no la pongo de lado mirando hacia mi pechamen, no se calma. Hemos probado a poner el reductor de cuna en el medio de la cama y nada. Ni con esas. ¬¬

Por qué me resulta incómodo: Soy muy especialita para dormir, lo reconozco. Necesito abrazar una almohada mientras duermo, si no, no hay manera de pegar ojo. Los días contados que practiqué el dichoso colecho, me levantaba con un dolor de espalda que ni te cuento. Y más dolores añadidos a mi maltrecho cuerpo, tampoco me apetecían…

Por qué nos gastamos un buen dinero en la cuna: Ya te conté en otro post que la cuna que habíamos adquirido era para hacer colecho, enganchando la cuna en el lado de mi cama (También se le llama cuna Sidecar)
¡YA! Ya sé que eso no es el colecho como mandan los cánones de la crianza con apego. En realidad lo que queríamos era practicidad a la hora de tenerla cerca para darle el pecho (que al final ha sido biberón) y pensando en el supuesto caso de una cesárea (que al final sí que lo fue).
¡No habíamos puesto patas arriba la habitación para meter la cuna y que ahora no durmiese en ella! En serio, tuvimos que hacer encaje de bolillos para poner la cuna en el lado de mi cama...
Aquí nuestra cuna colecho o sidecar

La verdad es que cuando descubrimos que estaba esperando a Mochuelita, nunca nos planteamos meterla en nuestra cama. Eso sí que lo tuvimos muy claro desde el principio.
Pero como las primeras semanas, lo pasé tan mal con el tema de la lactancia, hasta mi marido me animo a que durmiéramos con ella y eso que él era aún más reticente que yo en cuanto a este tema, pero no me sentía a gusto y ni si quiera probando a dormir con ella conseguí que se enganchara bien al pecho, con lo cual esto no hacía más que reiterar mi pensamiento de no querer hacer colecho.

Con esto no quiero decir que me parezca mal que haya familias que lo hagan, lo respeto. Es una elección y si te va bien, fenomenal ¡A disfrutarlo!
Lo que no me gusta es que se juzgue y se etiquete en como los papás educan a sus hijos. ¿Si no metemos en nuestra cama a la peque, es que no la criamos con apego y respeto? A mí me parece una tontería. Estoy cerca de ella y ella de mí y en cualquier momento puedo cogerla, abrazarla e intentar calmarla si se pone a llorar o quiera simplemente estar conmigo. Por qué no duerma con nosotros no significa que la queramos menos o que pensemos que se va a mal acostumbrar, está claro que es un bebé y no nos está manipulando, de hecho la tengo en brazos y la porteo todo el tiempo que puedo, pero dormir con ella, es otro cantar.

En fin, para gustos, colores.

Y tú ¿Qué opinas? A las futuras mamis ¿Vais hacer colecho con vuestros polluelos? Y a las que ya sois mamas ¿Practicáis el colecho? 

6 comentarios:

  1. aixx, eso de etiquetar y de críticas da igual. Biberón o pecho. Colecho o no. Portear o carro. En fin, que da igual lo que quieras, a la mínima alguien se encontrará con las ganas de criticar y decirte lo que está bien o lo que está mal.
    Yo te digo esto. No quieres colechar, porque no estás a gusto? No estás bien? Simplemente no quieres. Pues no lo hagas.
    Nosotros colechamos. Pero lo hacemos por necesidad y la peque no molesta. Colechamos con ella en la cama, desde que tiene 9 meses y su mini cuna se nos quedó realmente pequeña. Su minicuna sirvió de colecho. Pues la pegué a mi lado de la cama y allí durmió plácidamente durante unos meses. Ahora estoy intentando mirar una cuna que se pegue a la cama. Mas que nada es por espacio. La peque va creciendo y papi y yo no tenemos espacio para movernos y mientras esté a nuestro lado es colecho, y sigo diciendo, al que no le guste, que no mire y que no se meta.
    Yo creo que haces bien. Cada uno nos amoldamos a lo que nos va bien. Nosotros en un principio no queríamos colechar. El papi estaba aterrado con chafarla. Pero al final, por pura necesidad lo intentamos y vimos que podíamos así que ahí se quedó.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues eso digo yo no?Al final lo que cuenta es estar a gusto. A mi no me resulta cómodo ni agradable. Si tengo que hacerlo por que la peque lo necesita me quedo tiesa como un palo y no descanso. Con lo cual al día siguiente estoy peor que el anterior... eso va desgastando y la peque necesita una madre que la cuide como debe ser! mi marido si que se apaña perfectamente las veces que lo hacemos, él descansa bien asi que cuando Eli lo necesita se queda un tiempecillo con Papá y alá! A intentar dormir... a ver que tal vas tu con tu colecho particular, a ver si encuentras pronto la cuna que necesitas. Besos!

      Eliminar
  2. Yo con el mayor no coleché jamás! No nos lo planteamos... y él no pareció necesitarlo. Durmió fenomenal desde el primer día. 4 meses en su minicuna, al lado de la cama de matrimonio (y por si os interesa, en el lado de papá, no en el mío, y luego como era grandote y no cabía en la cuna de su habitación.
    Helia... en fin... como no dormía ni de noche ni de día, pasó varios meses (no sé ni cuantos) durmiendo encima de mi. No, no era colecho. Era una jodienda! No, no dormía a mi lado, en la pose de manual... Dormía sólo encima de mí y siempre y cuando yo estuviera despierta.. si yo me dormía...ella se despertaba... Y por supuesto... en cuanto podía la ponía en su minicuna al lado de su padre. Creo que sobre los 6 meses se fue a su cuna, en la habitación de su hermano... pero en fin... hasta los dos años y medio no durmió....
    Cada uno haga con sus hijos lo que le parezca más apropiado o mejor opción.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que duro debió de ser! Que fuerte que se despertara cuando tú te dormías... en mi caso parece que nuestra peque va durmiendo mejor y muchas veces se duerme sola sin necesidad de estar con ella.No quiero generar a la niña una necesidad que no tiene, por lo tanto seguirá en su cuna al lado nuestro hasta que creamos conveniente.
      Me parece genial que el peque durmiera al lado de su papi, en mi habitación su lado da a la ventana y como están muy mal hechas es mejor que duerma en mi lado. Pero cada cual que haga lo que crea,con lo que he escrito no quiero sublevarme a la corriente de crianza con apego que se lleva ahora si no que doy mi opinión y ya esta. Muchas gracias por comentar y contarne como te fue a ti!un beso!

      Eliminar
  3. Me pasa como a ti. No solo no puedo colechar si no que ni puedo dejar al Mozo colechar, me explico. Por las noches, me aterra. Lo hemos intentado porque el Mozo quiere pero yo no descanso. Y en ka siesta el Mozo quiere dormir con ella y me paso las dos horas yendo al cuarto cada dos minutos para comprobar q mi niña no fue aplastada. Así que, en mi caso, el colecho no es una opción. Y la quiero con locura!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, estar así es un sin vivir!encima de que estas echa caquita, el miedo a que sin querer la puedas aplastar a mi no me merece la pena. Si ya duermo poco imagina si tengo que estar tiesa como el palo de una escoba... que va. A mi marido también le encanta hacerlo con la beba, en sus siestas de fin de semana... :) tenemos que dormir y cuidarnos por que se hace duro. Cuidate y descansa lo que el cuerpo te deje. Un beso!

      Eliminar

¿Qué ópinas? ¡Anímate a comentar!