lunes, 4 de enero de 2016

Crónica de una Versión Céfalica Externa... fallida.

Y el día llegó. A las 7:55 a.m. he saltado de la cama como si tuviera un resorte en el trasero, me he duchado y en 15 minutos ya estaba lista.
Fer ha desayunado y yo ayunado. A las 8:55 ya estábamos en la sala de espera y mis tripillas rugiendo. Lo de no desayunar no lo llevo muy bien, pero había que hacer un esfuerzo. Uno de tantos.

A las 9:40 o así, he pasado a consulta y un Ginecólogo jovencito, me ha preguntado como estaba y si tenía alguna pregunta, le he comentado que no. Luego ha mirado que la niña estuviese bien y si, seguía sentada. Seguidamente a monitores y... el momento de la temida vía ha llegado.
Una enfermera jovencísima, llegaba con sus  “artículos de tortura” y el miedecico a marearme se presentaba como algo muy cercano. No quería mirar y no miré. Pero fue meter la agujita y fliparlo. No por el dolor. ¡Por el mareo de las narices! Esto empieza a ser una pesadez. Total, que me han bajado la camilla, me han puesto de lado, yo blanca como las paredes, un calor... Fer  abanicándome, yo comentando lo idiota que me sentía... ¡un cuadro de situación!

En mi pobrísima defensa diré, que nunca jamás me habían tenido que poner una vía. Como comentaba en otra entrada, nunca he estado ingresada en un hospital, ni con un gotero, ni en ninguna situación similar. Desconocimiento, no haber comido nada en 12 horas, tendencia a tener la tensión baja... se veía venir, vamos.

Después de una hora y pico tomándome la tensión cada 5 minutos y haberme recuperado del todo, nos han comunicado que había listo un paritorio para realizar la versión y que en seguida me subiría una celadora. Los enfermeros no se fiaban mucho de que pudiera subir yo sola sin marearme y me han hecho sentarme en una silla de ruedas. Será una tontería, pero no me ha gustado subir como una enferma. Esto me ha herido un pelín el orgullo, pero por más que he dicho que me encontraba bien para subir andando, no me han hecho caso.

Acto seguido y en la habitación, me han dejado un camisón (si de esos que se abren por detrás) talla XXXL. Que pintas...
Fer me decía que no me quitase las braguitas a ver si me iban a decir que me las pusiese, pero yo ni caso. "¡Pero, me han dicho que me desnude!" Pobre, quería respetar la poca intimidad que pudiera darme el camisón con aberturas traseras tamaño Gasol, que me habían dejado...

Llamamos, para decir que estamos listos. Entra la matrona y me pone los monitores para oir a la mochuela y el medicamento que relaja el útero.
Así un ratejo más. Fer me da conversación y yo empiezo a sentir los efectos del tocolítico. Me va el corazón a mil, pero es normal. Por lo menos no me mareo. La verdad es que parece que me he tomado 3 red Bull seguidos... pero le saco partido a esto y nos echamos unas risas diciendo que en breve podremos ver un Dragón asomando por la ventana... ¡jejeje!

Y llegó el momento. A Fer le dicen que espere un minuto y luego van a buscarle. Vamos a paritorio.
Me he colocado en una mesa articulada y había mucha gente por allí. Matronas, ginecólogas, enfermeras, todas muy agradables y claras a la hora de hablar y contarme lo que tenía que hacer. Una de ellas, me dice que van a darme óxido nitroso por una boquilla por la cual tengo que aspirar profundamente. Y empieza la "fiesta". No estoy nerviosa y quiero colaborar. “¡Adelante!” me auto animo.

Ecografía para ver a la mochuelilla y me empiezan a presionar encima del pubis para levantar a la peque. Mi marido está detrás dándome ánimos.

Oímos que comentan entre ellas, que tiene el culito muy encajado en la pelvis.
Mientras presionan encima del pubis, intentan mover la cabeza de mi pequeña hacia la derecha. Y la matrona del óxido nitroso no para de decirme que aspire. "Aspira profundo, así" No me da tiempo a respirar aire normal. Todo el rato tengo que respirar el anestesiante...
Bueno, primer intento. No va a ser fácil. ¿El dolor? Soportable, aunque esto es subjetivo.
Allá vamos de nuevo. Y esta vez la fuerza que hacen para moverla es muchísimo más intensa y se me saltan las lágrimas mientras no paro de aspirar el óxido nitroso. Me dicen que lo estoy haciendo muy bien. Mi marido también. Para intentar que la niña se desencaje, me introducen un especulo en la vagina y meten la mano y así ver si pueden moverla desde abajo. Es un poco desagradable, pero aguantable. Ellas siguen intentándolo (y yo aguantando) pero la niña no se mueve. Yo ahí he perdido un poco la noción del tiempo y mi percepción me decía que habían sido solo dos intentos... Aunque mi marido me ha dicho después, que lo habían intentado 4 o 5 veces. Una de las ginecólogas, me ha preguntado si quería volver a intentarlo... aunque lo veía complicado. La he preguntado si volviéndolo a intentar habría posibilidad. Me ha mirado un poco con pena y he interpretado con esa mirada que no. Y bueno, he decidido parar.

Me he puesto a llorar a mares y... nada más. Fin de la “fiesta”.
Todas mis esperanzas de tener un parto vaginal se han ido a la basura.
Si me llega a decir que hay posibilidades, a pesar del dolor, hubiese seguido hasta que me arrancaran la piel. De hecho creo que lo han intentado más de la cuenta porque les había dicho medio llorando que no quería que mi parto fuese con cesárea, por eso lo de meter el especulo y la mano.

Lo primero que le he dicho a Fer es que soy una floja. Y él todo el rato me decía que he aguantado muchísimo. Que no me sienta mal. La matrona del oxígeno nitroso, me ha intentado tranquilizar un poco diciéndome que es una técnica dolorosa y que hay mujeres que no aguantan ni el primer intento. Que lo he hecho muy bien y que he hecho bien en no intentarlo una vez más. Supongo que lo diría para que me sintiera mejor, pero como te puedes imaginar, no me siento nada bien.

Hemos vuelto a la habitación y otra vez monitores para controlar que las pulsaciones estuviesen bien. La peque no ha sufrido nada. Ni bradicardias, ni anomalías. Con eso me quedo. Ella está bien y eso me reconforta un poquito...
Luego ha venido la Ginecóloga que me ha hecho la Versión Cefálica Externa y nos ha dado los papeles de la cesárea programada.
El 20 de Enero.

En fin, no me esperaba esto la verdad. Estoy bastante tocada. Tengo 17 días para asumir que esto es lo que quiere el destino. Ya sé que lo importante es que la niña este bien y no le pase nada, pero es duro para mí aceptar que en mi parto seré una persona pasiva, una mera espectadora. Un cachito de carne a la que abren, sacan al bebé y ya está.

Tengo mucho que gestionar, ahora. Aun puede darse la vuelta, o quizá me ponga de parto antes, quien sabe.


Toca recuperarse física y emocionalmente y asumir el nuevo horizonte. En 17 días veremos a la peque. Espero que sana y sin ningún problema. Eso es lo más importante.

10 comentarios:

  1. Animo, tienes 17 dias para asimilarlo, a mi me dieron apenas 1 minuto, la cesarea tampoco es lo peor del mundo si con ello tu peque llega perfectamente. Cuidate y trata de descansar lo que te queda. Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! hay que ir asumiendo poco a poco. Pero para mi es duro. Me habia preparado para un parto natural y bueno,me siento frustrada. Por lo menos tengo algo de tiempo para asimilar. Un beso!

      Eliminar
  2. Jolin. Que mala suerte!!! Igual en algun momento se da la vuelta sola. De todas formas y a lo que voy, sabiendo mi experiencia y mis cesareas no te sientas mal. A mi me costó superar la primera y no iba programada fue por no progresión. La gente te pregunta porque no puedes parir, pero si, y aunque parezca un tópico lo primero es que la peque esté bien y cuando te veas la cicatriz recordaras el momento en el que la oiste llorar por primera vez y viste su carita y como te abres si, jugando tu salud a sabiendas de una recuperación más lenta y sometiendote a un quirofano por ella y porque esté bien. Un beso hermosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojala! Pero esta muy encajada.No lo veo... A ver, voy a ser madre y lo importante es ella,como dices. Aparte de muchas cosas mas, me da rabia estar peor de lo normal para cuidarla como debiera.Espero que no se complique con mil cosas que me vienen a la cabeza. Un beso y gracias!

      Eliminar
  3. NI floja ni leches!! Una campeona por haberlo intentado.
    Estos 17 días se pasarán rapido y en nada tienes a mochuelita contigo.
    MIl besos flor!!

    ResponderEliminar
  4. Gracias! No quiero estar mal, (aunque lo estoy) mañana será otro dia. Por lo menos eso me llevo, que he hecho lo que estaba en mi mano para tener nuestro parto deseado. No puede ser y es lo que hay. Si, en poquito la tenemos en este mundo de locos. Un beso grande.

    ResponderEliminar
  5. Ey! Que no me entere yo que te nos pones tristona!!! No serás un mero ser pasivo! Serás LA MAMÁ y ese va a ser el segundo mejor personaje de tu parto (el primero será tu peque).

    Yo también me enfrento a una cesárea programada, probablemente. Al principio la sensación fue simplemente rara (yo quería también mi parto vaginal) pero la verdad es que ahora solo quiero traerla al mundo. Y si, me tendrán que ayudar los médicos (que para eso están), pero al mundo la traigo yo, que para eso llevamos juntas 9 meses.

    Y mira el lado bueno: sabes exactamente el día que va a nacer. Puedes planificar, hacer las cosillas que tengas pendientes...

    Mucha fuerza y un abrazo fuerte, fuerte! Para lo que necesites, ya sabes ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno muchas gracias! siento que tu también tengas que tener uh parto por cesarea (espero que Habichuela se cambie) y me alegra mucho que te lo tomes de esa manera tan positiva.
      Ahora solo quiero que la pequeña este bien.Este sana, que no haya complicaciones y que todo acabe cuanto antes, la verdad.
      Ya queda menos. Un beso enorme!

      Eliminar
  6. Venga!!!! No mires la parte mala, piensa en positivo.
    Lo has intentado, y eso es lo que cuenta. Además no ha podido ser, pero tu y tu bebé estáis bien y eso es lo importante.
    En 17 días ya estará aquí con vosotros y eso es lo importante. A mi quisieron hacerme cesarea porque decía que venía muy grande. Y la verdad es que me pasó como a ti, en un principio me sentí frustrada, pensé que no era justo, que la peque podía nacer igualmente siendo grandecita, pero el médico me insistió y al final empecé a pensar que lo mejor era saber el día que nacería, nada de correr, ni despertarse de noche porque me había puesto de parto, y que además estábamos las dos sanas y era lo más importante.
    Al final nació por vía vaginal, creo que escuchó al médico decir que no podía nacer si no era por cesárea y dos días después la niña empezó a dar señales de que nacía sola y así fue, menos mal que fue un parto exprés.

    Y otra cosa, no pienses que eres una floja. Lo has intentado y es lo importante. No te martirices de esa manera. No es bueno ni para ti ni para el bebé.

    BESITOS y muchos ánimos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por lo animos, llamame loca pero yo queria vivir eso de despertarme en la noche y ver que estoy de parto. Es lo que mi cuerpo y mi mente me pide. Y me parece que la vida es injusta. Pero solo puedo mirar por que la niña venga bien y yo estar bien para cuidarla. Me alegra mucho que tu parto fuese vaginal,finalmente la peque colaboró y pudiste vivir ese momento tan emocionante :) un beso grande!

      Eliminar

¿Qué ópinas? ¡Anímate a comentar!