jueves, 21 de enero de 2016

Caos con la lactancia materna.

Hoy he sido una mala madre. He sucumbido a darle un biberón a mi hija y esto ha sido demoledor para mi.
Tantas ilusiones, tantas espectativas, tanto abogar por la lactancia materna... y sigo pensando que es lo mejor que puedo darle a Mochuela. Por eso esta siendo tan díficil. Ver a la niña bebiendose su primer biberón tan ricamente, ha sido una de las experiencias más dolorosas de mi vida. Me he sentido fatal. Como si ella me dijera "mamá, tu leche no es suficiente para mi."
Estoy segura, que de no ser por las hormonas, lo vería distinto. Desgraciadamente, mi estado no es el mejor para recibir estos golpes.
Si he perdido mi parto natural y ahora la lactancia, ¿que clase de madre soy? Una caca. Tengo una desazón tan profunda que ni si quiera me salen las lagrimas...

A la 1 de la mañana, (y con un par de noches bastante malas) depués de hacer control de daños como digo yo: le habia dado el pecho, le había quitado los gases, no tenia el pañal sucio y no estaba nerviosa por nada... pero de repente lloros. Y otra vez la eternísima duda. ¿Estaré produciendo suficiente leche para lo que me está demandando? Y en esos momentos entro en bucle: si no hubiese nacido por cesárea no tendría tanto problema (o sí), si se hubiese enganchado al pecho en la REA hubiese sido todo más facil (o no), si no le hubieran tenido que dar suplemento, por una bajada de glucosa no me pediria tanto...
Pero es un hecho que la peque va creciendo y necesita más alimento. Esto me persigue cada hora de cada día, desde aquel terrible suceso de la glucosa, la última noche que pasamos en el hospital.
Vinieron a hacerle la prueba del talón y vieron que la niña temblaba un poco. Total que la pincharón y tenía 44 de glucosa. Muy baja según la enfermera, con lo cual, aquello que había estado temiendo durante todo el embarazo, iba a pasar. Nos indicarón que después de cada toma al pecho y con un periodo máximo de 3 horas, la diesemos 15 mls del suplemento. Y ahí nos dejarón. Yo, con un ataque de ansiedad brutal y mi marido dandole un par de jeriguillas con leche de formula e intentando cuidar de las dos. Una noche horrible, para olvidar, pero me es imposible hacerlo. Fue lo peor, más que todo el dolor que habia estado sufriendo con la herida de la cesárea.
Parece mentira que todo lo que he leido sobre lactancia se haya borrado de mi cerebro. Me siento ahora más perdida que cuando pisé mi casa por primera vez, el día que salí del hospital.
Tampoco ayuda que Mochuela lleva varios días en los que le cuesta abrir la boca (no lo hace como al principio) y hasta que consigo un buen enganche, es un sufrimiento bestial. Ella llora por no tener su comida cuando quiere, yo lloro por el dolor, por la frustración, por no saber como cuidar de ella y por mil mierdas más. 
Así pues, todo esto me parece un infierno, un despropósito, aunque sé que no es para tanto. ¿Cómo es posible que me este pasando esto? ¿Cómo es posible que me este afectando tanto? Con la de cosas malas que pasan por ahí...
Por las noches me transformo, como ella y me convierto en una mala madre que piensa solo en dormir y nada más. Al día siguiente me avergüenzo de mi mierda de actitud y cambio de parecer en cuanto a jeringuillas y biberones.
El plan de hoy (por el momento) es, sacarme leche cuando pueda, dar el pecho y luego jeringuilla de 20 mls cada 3 horas. Volvemos atrás, ya que, me pasé por el forro las indicaciones de la enfermera del hospital en cuanto llegué a casa, con lo cual, el resultado a sido estamparme contra una pared de frustración. Si mi leche no es suficiente ¿no será mejor darle el poco que tienes y luego suplementarlo con lo que saque del sacaleches o de la leche de fórmula? Claro... pero como soy una cabezota, yo quería darle solo pecho desde el principio y no puede ser.
Esto es una pesadilla constante. Pero no puedo hundirme...
No quiero ver a nadie, no quiero hablar con nadie, me agobio por la casa, (si no puedo darle el pecho al menos limpia, me digo) me agobio por que en menos de una semana mi marido vuelve a trabajar... ¡madre mía! Soy un puto desastre.
Y ser tan exigente conmigo misma, no ayuda nada. Definitivamente, tengo un problema y tengo que solucionarlo. Hasta ahí, esta claro. El tema es ¿cómo? 
Esto es un caos. Los horarios, la lactancia, hacer cosas... me da rabia por que no estoy disfrutando de estos primeros momentos con mi niña y sé que me voy arrepentir más adelante...
Mañana tengo taller de lactancia y aunque no me apetece ir, me tengo que obligar. La primera clase me ayudó unos días. Luego la inseguridad volvió. 

Y tú ¿Cómo te planteas la lactacia materna? ¿También fue un caos para ti? 






12 comentarios:

  1. Supongo que habras leido mucho sobre la lactancia materna. Es muy dura. Mucho mas de lo que nos imaginamos y mucho mas de lo que nos cuentan en las clases de preparto. Tu sabes como va tu hija y sus necesidades y no por eso, eres peor madre. Si necesita complementos lo primero es ella. Animo y un beso para las dos

    ResponderEliminar
  2. Es cierto. No te cuentan ni la mitad de lo duro que es. Yo la tenia idealizada y me he pegado una leche enorme. Un beso grande.

    ResponderEliminar
  3. Bueno lo primero decirte que una cesaria no te hace menos madre, y por supuesto si al final por el bien de la peque debes dejar la lactancia tampoco. Toda esa ansiedad y frustracion se la estas transmitiendo al bebe y no os hace bien a ninguna de las dos. DISFRUTA simplemente eso disfruta y relajate quizas cuando lo empieces a hacer todo lo veas de forma mas positiva. Animo y te mando un besote enorme por experiencia sé que a veces no salen las cosas como una planea y puede que en ocasiones sea para bien. Seguire leyendo tus avances

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No quiero decir que una cesárea te hagas ser menos madre.No quiero ofender a nedie, yo me siento así... tenia demasiadas espectativas y casi ninguna se ha cumplido. La lactancia seguirá de momento como cuento en el post hasta nuevo aviso, pero no me hace feliz. Tienes razón, debería disfrutar y ya está. Un beso y gracias por comentar y seguirme!

      Eliminar
  4. En primer lugar, no te sientas culpable de nada. Dar el pecho puede llegar a ser verdaderamente complicado por muchísimas razones: porque el bebé no se engancha, porque lo hace mal y te duele horrores, porque se forman grietas o se te lía una mastitis o, sencillamente, porque no te apañas y punto. Y eso no nos convierte en malas madres ni mucho menos. Tu quieres dar el pecho. Estás en ello. Te estás esforzando y haciendo todo lo que está en tu mano. Si tienes éxito será estupendo y si no también. Más vale un bibe contento que una teta infeliz. La lactancia de primera hija fue muy muy difícil de establecer, así que sé de lo que hablo y entiendo como te sientes... Ánimo y sigue intentándolo si es lo que deseas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En noches como las de hoy... (de autentica pesadilla) me planteo pasarme a la lactancia con leche de formula y dejar de ser tan infeliz como lo estoy siendo. A lo mejor no estoy echa para dar el pecho, no valgo para esto y eso me destrostroza. Pero, no estoy disfrutando de mi hija y eso también me mata. Madre mia! No me esperaba esto para nada. Ya sé que no soy mala madre por darle un bibe o 5, pero el sentimiento de culpa es bestial. Sencillamente no me apaño. No sé hacerlo. Por más que lo intento... ya sé que es pronto y debwría seguir luchando, pero no sé en que acabará todo esto. Mil gracias por tu comentario, de verdad!

      Eliminar
  5. Ay, peque! Son las hormonas las que están hablando por ti U_U. A todas mis amigas les ha pasado. Ya verás como en unos días lo ves de otra manera pero, de todas formas, ve a la matrona a contarle todo esto y que ella te valore y te aconseje. Que te ayude con el enganche. Recuerda que todo se está regulando en estos momentos y que hay un ligero descontrol físico-químico en el cuerpo. Que esto ahora mismo no te ayudará porque es poca teoría pero que se te vaya quedando grabado como un mantra. El sentimiento de culpa hay que tratar de desterrarlo. Si la peque tiene una caída de glucosa, hay que darle el suplemento y no pasa nada. Dáselo con jeringa en vez de biberón para que no se confunda luego en el pecho.

    Una colega pediatra ya me ha advertido que la lactancia es muy dura y que me prepare, sobretodo durante las primeras semanas. La matrona también nos ha advertido acerca de estas primeras semanas y nos ofrece todo su apoyo y el del equipo. Hay recursos, solo tienes que sobreponerte un poco y buscar ayuda porque nadie nace aprendido y nosotros hemos perdido el conocimiento inherente de 'la tribu'. Vamos, que al menos yo he visto recién nacidos de lejos y ahora con Mami Reciente estoy más en contacto con bebés pero no es como antes.

    Un abrazo muy fuerte y, para lo que necesites.

    ResponderEliminar
  6. Que bien que tengas el grupo de apoyo cerca. Yo también lo tengo, pero no me ha servido de mucho. O he tirado la toalla demasiado pronto.Sea como sea, la decisión ya está tomada. Tengo que sobreponerme, por que tengo que cuidar de la peque. Hay aue mirar adelante.
    Espero que a ti te ayude, cuando llegue el momento. Aunque pienso que te va a ir genial! :) un beso y gracias por tus palabras!

    ResponderEliminar
  7. Hola. Ayer he encontrado tu blog y lo he estado leyendo. Este post es como si lo hubiese escrito yo. Fallé con la lactancia materna de mi hija que hoy tiene 3 meses y unos días. Yo siempre di por sentado que dar el pecho era tan natural y simple pero la vida me golpeó contra el muro más duro hasta ahora en mi vida. Hasta el día de hoy no logro superarlo y de vez en cuando lloro de rabia y me siento la peor madre del mundo. Mi hija siempre deja fórmula o peor, a veces simplemente no la quiere y es en esos momentos que me frustro y recuerdo mi triste realidad: fallé con la lactancia materna, le fallé a mi hija. Sin contar que no quiero ni salir a la esquina por el miedo de que la niña pesque algún virus o bacteria y como no lleva LME no goza de mis defensas (así se cansó de decirme cuanto individuo pudo durante mi embarazo). Duele y mucho, no se cuando logre superarlo. Yo aún me la pongo y ella agarra su tetita pero no mama como debe ser, tambien me saco la leche pero no logro más que la mísera onza, que se la doy como forma de mini consuelo pensando que aunque sea una defensa pequeñita se irá ahí. Y lo peor, todas por acá que conozco han tenido bebe por la misma temporada que yo y pues a ellas lo que les sobra es leche y saberlo me destroza aún más. Se siente horrible porque siempre dije que le daría pecho a mis hijos y mira! Tiro por la culata. Te mando un saludo y muy bueno tu blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!Me alegra que te guste el blog. Te entiendo perfectamente yo hay días en los que me sigo sintiendo muy mal, pero no me queda otra que seguir adelante por ella. A sido así aunque cuesta mucho mucho sentirse bien con una misma... tenemos que mirar al futuro con optimismo y pensar que hemos hecho lo que hemos podido y sobretodo lo mejor para ellas. Si que es cierto que al no tomar lactancia materna estan "menos" protegidos por los virus, pero igualmente van a pillarlos... intenta disfrutar de los paseos...que te de el sol que viene muy bien para sentirse una mejor.Te mando mucho animo y si no te sientes agusto con las mamis de alrededor a lo mejor te viene bien alejarte un tiempecito de ellas, hasta que te sientas mejor. Lo que necesites estoy por aqui. Un abrazo!

      Eliminar
    2. Tomaré en cuenta tus consejos. Haber leído tu blog me ha hecho sentirme menos sola en mis pensamientos. Cualquiera dirá que es una tontería, que no pasa nada pero lamentablemente sí hace sentir pésimo. Gracias por tus palabras de apoyo, seguiré leyéndote. Abrazo

      Eliminar
    3. Hola Belén! Echandole un vistazo a las entradas antiguas veo que me has dejado este comentario... perodona no haberlo visto antes!!espero que estes bien. Y te hayas recuperado, yo afortunadamente me encuentro mejor pero siempre me quedara el mal recuerdo de no haberle dado pecho a mi niña... hay dias que pienso ques es mas arisca conmigo por que no se lo pude dar... seran tonterias pero siempre te queda esa sensación de "¿y si...?"
      Espero que este mejor. Un abrazo!

      Eliminar

¿Qué ópinas? ¡Anímate a comentar!