jueves, 26 de noviembre de 2015

Todo llega y todo se junta...




Me siento un poco egocéntrica hablando tanto de lo que estoy sintiendo en estos momentos. Me da pudor "desnudarme" demasiado. Pero al igual que me da vergüenza también necesito sacar todos los pensamientos que me llegan a la mente.

El futuro me asusta. Ya lo habrás deducido... Los cambios no suelo llevarlos bien. Me cuesta adaptarme a lo nuevo. Y ahora todo viene de golpe.
Me refiero, a que llevábamos esperando una mejoría en el trabajo de mi marido tanto tiempo... ¡qué ansiedad! 1 año y 5 meses de injusticia y angustia... Este tema le estaba cambiando el carácter. Nos lo estaba cambiando a los dos. Ver que ese momento no llega nunca por unas cosas u otras...
Y en junio nos enteramos del embarazo y eso nos llenó de una felicidad extrema... ¡Nuestro bebé que tanto deseamos en camino! pero también nos dio otras preocupaciones ¿y si el dichoso ascenso no llegaba nunca? Yo veía el final de mi contrato muy cerca (era temporal y estaba claro que con mi nueva situación no me renovarían y así ha sido) y económicamente, evidentemente era importante. A eso se le sumaba la desmotivación, 6 años de tu vida queriendo ser algo más en tu empresa y que no te den la oportunidad... cualquiera se rendiría. Pero no desistió. Siguió trabajando como el primer día. Doy fe de ello, soportando muchas horas de su ausencia.
Y ahora que por fin SU MOMENTO ha llegado... ¡veo todo distinto! El ser humano es así de incomprensible (e idiota). El que descubra de qué pasta estamos hechos, se hace de oro. Seguro.
Estoy muy contenta por él. Tan orgullosa de tener una persona a mi lado tan luchadora, tan buena persona, tan inteligente... ¡Se lo merece tantísimo!
La única sombra de su nueva responsabilidad es que se va a perder mucho del final del embarazo, que no verá tanto a su niña, que no estará en ciertos momentos importantes y eso me apena, me da rabia. Sé que él quiere estar conmigo con todo su corazón. Que quiere vivir el embarazo conmigo pero la responsabilidad manda y lo entiendo.

¿Porque todo tiene que ser así de difícil? Es una sensación agridulce. Por fin lo hemos conseguido y nos gustaría que fuera de otra manera. Lo que te digo, que el ser humano es un animal, siempre insatisfecho. ¡Qué triste coño!
Me siento fatal. Hay tanta gente en el mundo pasándolo realmente mal... y yo aquí preocupándome por tonterías, pero bueno es mi tontería...

Luego no paro de pensar que yo sola, sin su lógica para las cosas, sin su capacidad para tranquilizarme... no voy a saber cuidar de la peque. El primer día que se vaya a trabajar después de la baja por paternidad va a ser tela de divertido... (Ironía)
Se me ponen los pelos de punta de pensar que tengo que cuidar de un bebé pequeñito e indefenso yo sola. Confió (un poco) en que salga el instinto maternal del que habla mi matrona. Ese, que estos nueve meses vamos preparando.
Aunque me considero una mujer fuerte, no puedo evitar mis momentos de debilidad, de pensamientos oscuros. De preguntarme si podré hacerlo. Estoy muy asustada. Lo reconozco. No me preocupa no dormir, no poder ducharme, no poder limpiar... como a la mayoría de la gente. A mí lo que me da miedo es que le pase algo. El perder el control y no parar de llorar, viéndome impotente ante alguna situación tensa... ¡Yo nunca he cuidado un bebé! Hay mujeres que tienen bebés a su alrededor habitualmente, sobrinos, bebés de amigas... He cogido en brazos a un niño unas 3 o 4 veces en mi vida y tampoco lo hacía muy a gusto porque me daba pánico hacerles daño o que llorasen. Así que, imagínate... ya sé lo que se dice "¡eso sale solo!" "¡Fíate de tu instinto!"  Eee... ya. Qué fácil es decirlo. Vivirlo es MUY diferente.
Nunca le diría una frase así a una mamá. Sea primeriza o no.

Menos mal que puedo desahogarme un poco escribiendo. Así cuando lo lea, aprendo a relativizar un poco las cosas. Habrá cosas más importantes. Siempre las hay. Por las noches estas fatal, duermes y al día siguiente lo ves todo con otros ojos.
Sé que podré cuidar de la peque. Aunque tenga momentos angustiosos, de tirarme de los pelos, de inseguridad total. Aparte es lo que quería, es lo que queríamos los dos, ser padres. Ahora no vale el miedo. Ahora para delante  e intentar llevarlo lo mejor posible y con humor. Nadie nació sabiendo ¿no? Aprenderé a ser madre sobre la marcha... ¡digo yo!
Pues nada, un poco de auto ánimos ¡y a seguir! que ya no queda nada para verle la carita...


¿Y tú? ¿Te has sentido así añguna vez? o ¿lo llevas bien?


6 comentarios:

  1. Venga que tú vas a poder con todo y con más!!!! Si las mujeres ya de por sí somos fuertes ( aunque no nos demos cuenta o no lo sepamos ), al ser madres, eso se acrecenta... Ya lo verás.

    Y si necesitas hablar, ya sabes ;)

    Enhorabuena por el ascenso a maridín y a disfrutar de esta nueva etapa!!

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo! Muchas Gracias... :') vaya tela que plasta soy... claro que podemos con todo, solo que hay dias que se te viene el mundo encima... pero siempre sale el sol. Siempre adelante! Gracias,gracias,gracias! Muuuuack!

      Eliminar
  2. Bueno no existen las situaciones perfectas, pero estoy segura que cuando tengas a tu peque se te pasara un poco esas dudas y nervios, y digo un poco porque una vez que se es madre ya nunca dejas las dudas y los nervios jajajaja. Pero de todo se aprende asi que ánimo y suerte. Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que si... otras cosas vendrán. Solo espero no angustiarme demasiado y aprender a relativizar. Gracias por tu comentario! Un beso grande!

      Eliminar
  3. Como bien dices, nadie ha nacido sabiendo, así que todo es un aprendizaje. Y además es lo que queréis, así que estoy segura de que lo harás genial. ¡Y enhorabuena por el ascenso de tu marido!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Arantxa! Poco a poco ire siendo mejor como madre, desde luego tengo mucho que aprender, esto solo es el comienzo. Muchas gracias por los animos y la felicitacion, la verdad que me dejeis comentarios de animos, me ayuda mucho a no sentirme tan bicho raro! Un besazo!

      Eliminar

¿Qué ópinas? ¡Anímate a comentar!