viernes, 20 de noviembre de 2015

Agobiada por un futuro de cambios...

Llevo unos días raruna. Pienso mucho en el futuro y en el cambio que va a pegar mi vida. Le estoy dando demasiadas vueltas a todo y cuando pienso demasiado me agobio.
El blog y mi rutina diaria establecida me mantiene ocupada en un estado de medio inconsciencia.


Y me da la sensación de que a veces no soy consciente de lo que se me viene encima. Hablo en singular porque mi vida es bastante solitaria. Porque yo lo he elegido. Que quede claro, que no me quejo de cómo es mi vida, me gusta.

Me refiero a que básicamente de lunes a jueves vivo prácticamente sola, por el trabajo de mi marido. Y me he acostumbrado a vivir así. Valoro "mi soledad" elegida, el "yo me lo guiso yo me lo como". Soy MUY independiente. Las circunstancias me han hecho así, a veces a la fuerza. Y aunque fue duro en ocasiones, me he acostumbrado a vivir así.

Esto, lo podría explicar más por qué parece un tema muy misterioso, pero simplemente, desde hace un tiempo elijo cuales son las personas que quiero que me acompañen en mi camino y cuáles no. Eso suena a radical y a persona no sociable. Puede ser.
A veces bromeo con mi marido sobre esto. Él es el relaciones públicas de la pareja y yo la antisocial. Pero no quiere decir que no tenga personalidad y carácter. Tengo, a veces demasiado, y siempre me ha dado problemas decir lo que pienso. Por eso no profundizo en las relaciones. Mi marido es la única persona que me conoce realmente como soy y aun así me quiere. Con eso me basta. Mi problema es que esperaba demasiado de la gente y ha llegado un momento de mi vida en el cual ya no espero nada de nadie de fuera de mi círculo reducido de personas.

Todo este rollo del que hablo es porque cuando llegue mi princesa, todo esto va a cambiar.
Reconozco que soy una persona egoísta. Para que no me hagan daño, me cierro. Desgraciadamente he tenido que serlo a la fuerza. Si nadie pensaba en mí, tendría que hacerlo yo por mi misma. Y eso es en lo que me he convertido. En una persona solitaria y con miedo a influencias negativas externas.
Disfruto de mi vida solitaria sin necesidad de tener relaciones que me dañen en lo más profundo. Es un poco triste pero es así. No dejo que nadie se meta en mi vida y en como la llevo. Y en este momento puedo decir que tengo la vida que quiero. Por fin, después de tanto tiempo.
Pero mi bebé no solo va a necesitar a su mamá y a su papá, tendrá más gente a su alrededor y no puedo ser tan egoísta. Ella tiene que experimentar, aprender, caerse y levantarse. No puedo meterla en una burbuja y que sea solo mía y de su padre. Voy a tener que cambiar o tener que ceder en muchas cosas y eso me da miedo.

Tengo que mentalizarme de que a partir de que ella nazca entrará mucha gente en mi vida, en mi rutina, en mis horarios...Me agobio solo de pensarlo.
Pero lo más importante es ella y tendré que asumir (cuanto antes mejor) que hay más gente que quiere a mi niña.
Vaya birria de madre. Mira que estar pensando en estas cosas cuando queda tan poco para verla... Espero que cuando llegue ese momento, todo, absolutamente todo, me importe un rábano. Si soy borde, que no me importen las malas caras. Si digo lo que pienso, que no me importe la contestación que voy a recibir. Y demás situaciones incomodas que se vayan a crear. Es inevitable.
El problema es que no sé ser políticamente correcta. Nunca lo he sido. Intento limar ese aspecto de mi personalidad pero, la cabra tira al monte.
Así que, así estoy, sintiéndome mal por como soy, por el futuro que preveo, por cómo me tomare las cosas, por si sabré educar a mi hija... Espero aprender a relativizar.


¿Y tú? ¿Te has sentido así de agobiada? ¡O la rara soy yo!



6 comentarios:

  1. Yo creo que lo que te pasa es perfectamente normal! Conforme se va acercando el momento del parto, cada vez te vas cuestionando más cosas, desde si serás capaz de darle a tu peque todo lo que necesita, si le podrás hacer feliz, si conseguirás que sea buena persona, si serás un buen ejemplo.... Creo que las paranoias van asociadas al cargo de madre!
    Pero tranquila, poco a poco irás encajando pequeños cambios y tu peque tendrá todo lo necesario para tener una bonita vida y experimentar con todo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. tienes razón, no paro de cuestionarme, no paro de rallarme ,de emparanoiarme... deseo con toda mi alma que llegue el momento de verla, pero... que miedito! jajajaja! òjala le pueda dar todo lo que yo no tube. :):):) gracias por tus animos!!!

      Eliminar
  2. Es normal a casa una le inquieta cosas diferentes en este proceso , y es que será un gran cambio que tendrá tu vida, sus vidas. Como dices sigue siendo tu sí tienes que ser borde para decir que algo no te gusta de un comentario por ejemplo sobre la crianza de tu hija no pasa nada , mejor así recibes menos comentarios indeseados jajaja fuera de broma , ya veras que poco a poco te irás adaptando y todo saldrá súper bien
    Un abrAzo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. uf!! Desde luego que mamadichosa se va a convertir un poco en mamaleona-sacalasgarras para proteger a su cachorrito... me temo a mi misma aveces... pero por ella voy a cambiar.Lo intentaré.
      como dicen por ahi,el primer paso es reconocer tu problema! no? mil gracias por los animos, de verdad!!

      Eliminar
  3. Valoro la soledad tanto como tú y creo comprender lo que sientes, has descrito varios aspectos que tenemos en común, la rutina laboral de los esposos, las relaciones interpersonales y sobretodo el hecho que somos conscientes que no podemos criar a nuestros hijos en una burbuja, la socialización es primordial en su proceso de descubrir el mundo y aprender y nos toca acompañarlos. Verás que el amor por nuestros hijos nos cambia, nos fortalece y nos hace actuar de formas que ni lo podemos creer pues siempre buscamos lo mejor para ellos, y en el tema de la socialización, o la incorporación de más personas a nuestro círculo, lo terminamos asimilando casi sin darnos cuenta.
    Un abrazo, y muchos ánimos!!

    ResponderEliminar
  4. Muchisimas gracias por tu comentario por que aveces me siento como un bicho raro y es de agradecer y valorar, pensar que hay mas gente que se siente como tu. Que no es tan extraño sentir que la gente te agobia. Soy asi por muchas circunstancias, pero como dices tenerla me va a cambiar y sin darme cuenta. Tiene que aprender,levantarse y caerse y ahi estarán sus padres para apoyarla. Un beso enorme!

    ResponderEliminar

¿Qué ópinas? ¡Anímate a comentar!